lunes, 6 de julio de 2015

108 frases de Frida Kahlo en su 108 aniversario

El 6 de julio cumpliría años la pintora mexicana más destacada de todos los tiempos: Frida Kahlo. Nacida en 1907,  Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón fue al principio famosa simplemente por ser la esposa del renombrado pintor Diego Rivera; pero con el paso de los años la devoción por Frida ha crecido tanto, que ya su fama ha superado ampliamente la de Rivera. Apasionada, sufrida, divertida, comunista, bisexual, nacionalista y universal, es imposible definir a Frida Kahlo, y quizá las mejores palabras para definirla sean las que ella misma nos dejó; en estas
108 frases de Frida Kahlo:





Escoge un amante que te mire como si quizás fueras magia.

Doctor, si me deja tomarme este tequila, le prometo no beber en mi funeral.

Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior.

Madurar es aprender a querer bonito, extrañar en silencio, recordar sin rencores y olvidar despacio.

Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir.

Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda más lo que tengan en su cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo.




Yo te quiero. Aunque te importe menos que una mosca.

He luchado y sufrido tanto, que me merezco algo entero, intenso, indestructible. 

Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda.

La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia.




…estoy más y más convencida de que el único camino para llegar a ser un hombre, quiero decir un ser humano y no un animal, es ser comunista.

Niño de mis ojos (Diego Rivera), tú sabes lo que yo quisiera darte hoy, y toda la vida. Si estuviera en mis manos ya lo tendrías. Al menos puedo ofrecerte para estar contigo en todo… mi corazón.

Árbol de la esperanza; mantente firme.

Lo único que sé es que pinto porque siento la necesidad de hacerlo. Pinto lo que se me pasa por mi cabeza sin ningún otro tipo de consideración.




Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por el mundo.. me deja tranquila el saber que he sido auténtica.

​Pinto flores para que nunca mueran.

Al final del día, podemos aguantar mucho más de lo que pensamos que podemos.

Ya ve que ni poseo la lengua de Cervantes, ni la aptitud ni genio poético o descriptivo, pero usted es un hacha para entender mi lenguaje relajiento.




¡Las mujeres mexicanas (como yo) a veces tenemos una visión tan tonta de la vida!

La vida insiste en ser mi amiga y mi objetivo enemigo.

No hay nada más hermoso que la risa.

Mereces un amor que te escuche cuando cantas, que te apoye en tus ridículos, que respete que eres libre, que te acompañe en tu vuelo, que no le asuste caer.


Usted puede esperar oir mis lamentos: 'Cuánto se sufre viviendo con un hombre como Diego'. Pero yo no creo que las orillas sufran por dejar que los ríos sigan su curso.




Lo que no me mata me alimenta.

¿Qué te puedo decir, que no te hayan dicho mis besos ya?

Donde no puedas amar no te demores.

Nunca te dejé de querer; sólo dejé de insistir.

¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo efímero?.

Solía creer que era la persona más extraña del mundo pero luego pensé que entre tanta gente en el mundo debe haber alguien que se sienta como yo, estrafalaria y defectuosa. Me imagino que ella está ahí fuera pensando también en mí. Bueno, espero que si lees ésto sepas que sí, que es verdad, estoy aquí y soy tan extraña como tú.




Me dijeron que era surrealista, pero no lo soy. Nunca he pintado sueños sino mi propia realidad.

El dolor no es parte de la vida, se puede convertir en la vida misma.

El gringuerío de San Francisco no me cae del todo bien. Son una gente muy sosa y todos tienen cara de bizcochos crudos (sobre todo las viejas).

Siempre que hablo contigo acabo muriéndome un poco más.

Muchas veces prefiero hablar con obreros y albañiles en vez de con esa estúpida gente que se considera a sí misma bien educada.

Nada hay absoluto. 
Todo se cambia...
Todo se mueve...
Todo revoluciona....
Todo vuela y se va. 




Y aunque no sea cierto, dime que me quieres mucho y que no puedes vivir sin mí.

Tenemos que ser honestas, nosotras las mujeres no podemos vivir sin dolor.

Me pinto a mí misma porque soy quien mejor se conoce.

Tuve dos grandes accidentes en mi vida. Uno fue el tranvía y el otro, Diego. Diego fue de lejos el peor de ellos.

La belleza y la fealdad son un espejismo porque los demás siempre acaban viendo nuestro interior.

Traté de ahogar mis penas, pero las muy bastardas aprendieron a nadar, y ahora estoy abrumada por esta decente y buena sensación.

Bebo para olvidar, pero ahora... no recuerdo el qué.

No quiero un amor a medias, partido y rasgado por la mitad.

Debo luchar con todas mis fuerzas para destinar la poca energía positiva que mi mala salud me ha dejado a apoyar la revolución. La única razón real para vivir.


Pies pa que los quiero si tengo alas pa volar.
de A. Velázquez. Acrílico. 


Espero que la salida sea alegre y espero no volver jamás. (Últimas palabras escritas en su diario).

Mereces un amor que visite el paraíso cada vez que mira tus ojos.

Siempre me despido de ti como si fuera la última vez que nos veamos, alguna lo será...

¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo.


Yo no estoy enferma; estoy rota. Pero estoy feliz de estar lo suficientemente viva como para pintar.

Te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te amputo de mí. Sé feliz. Y no me busques jamás.

No hagas el amor con nadie, si lo puedes evitar. Hazlo únicamente en el caso de encontrar una verdadera F.W., pero no te enamores.




Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera.

La base de una buena relación es que ninguno salga con pendejadas.

Mereces un amor que se lleve las mentiras, que te traiga la ilusión, el café y la poesía.

Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme.

Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas.




¡El espejo! ¡Verdugo de mis días!.

Aunque haya dicho “te quiero” a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti…


Quieren que pinte unos retratos para el comedor de Palacio Nacional. Son 5: las cinco mujeres mexicanas que se han distinguido más en la historia de este pueblo. Ahora me tienes buscando qué clase de cucarachas fueron las dichas heroínas, qué jeta se cargaban y qué clase de psicología las abrumaba.


…mi lo verá in the nigth, in the little tree, pa´ darnos al amor…

Las ranas siguen cantando para nosotros –y nuestro río espera -el pueblo casto espera la osa mayor –y yo –te adoro.




Aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie.

Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?

Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido.

Me paso la vida enclaustrada en esta pinche mansión del olvido, dizque a recuperar mi salud y a pintar en mis ratos de ocio.

Decir en todo es imbécil y magnifico. DIEGO en mis orines- Diego en mi boca- en mi corazón, en mi locura, en mi sueño…

En realidad no sé si mis cuadros son surrealistas o no, pero sí sé que representan la expresión más franca de mi misma.




¡Viva la vida!

Me lleva el tren, me lleva la pelona, me lleva la recién casada, me lleva la tía de las muchachas…; desde que llegué me fue de la purita chifosca; me siento completamente bocabejada y pendeja, agotada y dada a la chingada, con un frío del carajo; olvidada de la manopla de Dios; dada a la miér---coles de ceniza; ya parezco un chicle mascado y jo---ven.

Todo puede tener belleza, aun lo más horrible.

Bebía porque quería ahogar mis penas, pero las malvadas aprendieron a nadar…

Hay en México ladrones jijos de la chingada, cabrones, etc., etc., pero, no sé por qué, aun las más grandes cochinadas las hacen con un poco de sentido del humor; los gringos, en cambio, son sangrones de nacimiento.




Odio el surrealismo. Me parece una manifestación decadente del arte burgués.

Muchas veces me simpatizan más los carpinteros, zapateros, etc., que toda esa manada de estúpidos dizque civilizados, habladores, llamados “gente culta”.

Qué verano tendremos este año: dios mío. Yo me uniría al “nudismo”, pero eso es peor… para el público.



No me hace falta comprar vestidos ni otras cosas semejantes, porque como “tehuana” ni siquiera uso calzones ni me pongo medias.

¡Quién diría que las manchas viven y ayudan a vivir? Tinta, sangre, olor... ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?




Yo quiero construir. Pero no soy sino una parte insignificante pero importante de un todo del que todavía no tengo conciencia.

Sigo como siempre de loca; ya me acostumbré a este vestido del año del caldo, hasta algunas gringachas me imitan y quieren vestirse de “mexicanas”, pero las pobres parecen nabos, y, la verdad, se ven de a tiro ferósticas.

Este pinchísimo París me cae como patada en el ombligo.

En la ausencia quizá Dieguito se case con una princesa altiva o con quien pesque en ruin barca. Está perdonado for ever.




México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra  y de los indios.



Preferiría sentarme a vender tortillas en el suelo del mercado de Toluca, en lugar de asociarme con esta mierda de “artistas” parisienses, que pasan horas calentándose los valiosos traseros en los “cafés”, hablan sin cesar acerca de la “cultura”, el “arte”, la “revolución”, etcétera. Se creen los dioses del mundo…

Siento que te quise siempre, desde que naciste, y antes, cuando te concibieron. Y a veces siento que me naciste a mi.




Estoy buten de aburrida; ayer estuve bien buten de mala; soy buten de móndriga; hace un buten de siglos; un buten de siglos; buten de cosas que no puedo explicar porque no las entiendo…lo quiero buten buten…



El surrealismo es la mágica sorpresa de encontrar un león dentro de un armario, donde se está seguro de encontrar camisas.

Yo aquí en Gringolandia me paso la vida soñando con volver a México. 

Pancho Villa vino el domingo, pero F. Luna no se presenta, ya estoy perdiendo las esperanzas.

Cada momento él es mi niño. Mi niño nacido diario de mí misma.




Aquí se queda tu compañera, alegre y fuerte cual debe ser; espero pronto ya tu regreso para ayudarte, amarte siempre en son de paz.

Estoy en una cama más dura que las piedras de Coyoacán…

La tristeza se retrata en todita mi pintura, pero así es mi condición, ya no tengo compostura.

Usted (Presidente Miguel Alemán Valdés) tiene la obligación de demostrarle a los pueblos civilizados que usted no se vende, que en México se ha luchado con sangre y se sigue luchando para liberar al país de colonizadores, no importa que estos tengan muchos dólares.




Jamás tomaré dinero de ningún hombre hasta mi muerte.

Dolor, placer y muerte no son más que el proceso de la existencia. 

¿Por qué seré tan mula y rejega de no entender que las cartas, los líos de enaguas, las profesoras de… inglés, las modelos gitanas, las ayudantes de “buena voluntad”, las discípulas interesadas en “arte de pintar” y las “enviadas plenipotenciarias de lejanos lugares” significan únicamente vaciladas, y en el fondo tú y yo nos queremos harto?

Te necesito tanto que me duele el corazón.

Es tan desagradable sentir que una mujer es capaz de vender cada pedacito de sus convicciones o sentimientos sólo por la ambición de dinero o escándalo.




Cada "tic-tac" es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno lo resuelva como pueda.

Manda al carajo a toda la sociedad estúpida, podrida en mentiras, del capitalismo y el imperialismo norteamericano… La revolución es ineludible.

Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos.




En esta fregada vida se sufre harto, hermano, y aunque se aprende, lo resiente uno rete macizo a la larga, y por más que le hago para hacerme la fuerte, hay veces que quisiera aventar el arpa. ¡a lo machín!

El re-casamiento funciona bien. Poca cantidad de pleitos, mayor entendimiento mutuo, y de mi parte, menos investigaciones de tipo molón respecto a las otras damas que de repente ocupan un lugar preponderante en su corazón.

Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte.

Ahí les dejo mi retrato, pa´ que me tengan presente, todos los días y las noches, que de ustedes yo me ausente.



Publicar un comentario