martes, 17 de marzo de 2015

El ilustrador que nunca supo que era el más grande: Norman Rockwell

Probablemente el nombre de Norman Rockwell es poco conocido para los hispanoamericanos; sin embargo, hoy es considerado como el más grande ilustrador norteamericano de todos los tiempos; sólo que él nunca lo supo. ¿Cómo llegó Rockwell a ser el más grande artista de la época dorada de la ilustración, de la época vintage?



Para empezar, Rockwell es famoso más que nada por haber creado las portadas de la revista The Saturday Evening Post durante más de 4 décadas; siendo especialmente las décadas de los 30s, 40, y 50s las de mayor brillo para él.



A los 14 años comenzó a trabajar para los boy-scouts y a los 19 se convirtió en el director de arte de la revista de los scouts, Boy´s Life, creando las portadas de la revista, y otras imágenes para calendarios y demás publicaciones de los scouts.




Después a los 21 logró que le publicaran la que sería su primera portada en la ya entonces importante revista The Saturday Evening Post. Seguiría creando la portada del Post por 47 años más.





El estilo de Rockwell es claramente realista y se caracteriza por una gran expresividad con un toque de humor en sus ilustraciones; las cuales casi siempre cuentan una pequeña historia. (y muchas veces no siempre tan pequeña)




Pero lo que más caracteriza a Rockwell es su visión claramente optimista y estadounidense; por algo hoy se le considera el pintor popular norteamericano por excelencia.


Nadie como él expresó el way of life gringo, tal y como a los gringos les gusta verse: no muy críticamente, con optimismo, con algo de humor, y viviendo de la manera "correcta".



Aunque es más conocido por su labor en el Saturday Evening Post, también trabajó para otras revistas y marcas, ilustrando portadas, anuncios y calendarios.







Por lo cual, Rockwell siempre fue "el boy-scout" de la ilustración: el chico bueno y políticamente correcto, que ve todo color de rosa; motivo por el cual los "pintores consagrados" siempre le miraron con cierto desprecio, al considerar su obra dulzona y complaciente; como vulgar "arte comercial".



Pero no podemos dejar de lado la extraordinaria calidad técnica de las obras de Rockwell, quien también era fotógrafo; y que se valía de fotos para recrear posteriormente sus ilustraciones, muchas de las cuales ya son verdaderos clásicos, conocidos por todos.




Eran tan conocidas, que se calcula que las ilustraciones de Rockwell llegaron a ser miradas más de 1,200,000,000 de veces en un día. Un récord que hace palidecer de vergüenza al tuit más popular o incluso al programa de TV de más audiencia hoy día.



A pesar de que el arte de Rockwell es mayoritariamente acrítico, en su última etapa tocó ciertos temas trascendentes, como la lucha por los derechos civiles y la discriminación racial.

"El problema que tenemos todos hoy día"
Sobre el la célebre niña aforamericana  de 6 años Ruby Bridges,
la primera en asistir a una escuela de "blancos", y que para ello
tuvo que aisistir los primeros días custodiada.

A pesar de ello, en vida siempre se le consideró a lo más un simple pintor popular; cosa que deprimía a Rockwell, que se quejaba de que nunca conseguiría crear una verdadera "obra maestra".



Anhelaba tanto ser tomado "En serio" que viajó en la década de los 30s a París para hacerse pintor abstracto. Tras 7 meses, se dió cuenta de que no era lo suyo, y regresó a Estados Unidos, a volver a trabajar en su "arte comercial".
"Libertad de Creencia" Considerada la
obra maestra de Norman Rockwell.



Norman Rockwell murió en 1978, subvalorado y olvidado. Hoy, sin embargo, ha sido redescubierto y apreciado por la "gran crítica", que al fin le considera como el más grande ilustrador de todos los tiempos, y como uno de los más grandes artistas norteamericanos.



Hoy las pinturas de Norman Rockwell se han llegado a vender por más de ¡$46 millones de dólares!; y es exhibido en museos como el Guggenheim o en lugares prominentes como la Casa Blanca.

Autoretrato triple de Norman Rockwell. 

Publicar un comentario