viernes, 26 de septiembre de 2014

23 cosas que probablemente no sabíamos de Playboy

La revista del Conejito, Playboy, fue publicada por primera vez en diciembre de 1953, y desde entonces se ha convertido en la revista de entretenimiento para adultos más leída. El fundador y símbolo viviente de Playboy es Hugh Hefner, quien hasta la fecha, a sus 88 años, sigue siendo la personificación del verdadero Playboy, el hombre de mundo que tiene decenas de novias y vive despreocupadamente en su mansión del placer, haciendo crecer aún más la leyenda de la revista. Y a pesar de ser una de las marcas más conocidas -y eróticas- de todos los tiempos, hay 23 cosas que seguramente no sabíamos de Playboy:



1. El nombre completo del creador y dueño de Playboy es Hugh Marston Hefner. El periodista Tom Wolfe le puso el apodo "Hef", por el parecido que Hefner tenía con el millonario Howard Hughes (Apodado "Hug").

Hugh Hefner con una de sus novias en
una fiesta de disfraces, imitando a
Miley Cirus.


2. Hefner fue militar. En 1944 ingresó al ejército, teniendo 17 años, y estuvo destacado en ultramar, sirviendo primero como soldado de infantería y luego como escribiente de compañía. Terminó su servicio con licencia, sin pena ni gloria.

Hef en la mansión Playboy festejando
el 4 de julio con una de sus novias.


3. Hugh Hefner lanzó el primer número de Playboy sin tener un solo centavo. Los primeros $600 dólares que usó, los pidió prestados.



4. Y ya para imprimir la revista, Hefner necesitó más fondos; esta vez pidió prestado a amigos, amigos de amigos y familiares, entre ellos sus padres, quienes le prestaron $1000 dólares. Sólo que los padres de Hefner eran metodistas ultraconservadores, que de niño le tenían prohibido fumar, tomar o hasta ver películas. Le prestaron el dinero porque no sabían el contenido de la futura Playboy.



5. Marilyn Monroe fue la primera Playmate (la chica que aparece en las célebres páginas centrales de Playboy)... involuntariamente: Antes de ser famosa, Marilyn había posado desnuda en 1949 para un calendario, y en 1953, cuando ya era relativamente famosa, una de las fotos sobrantes de esa sesión fue comprada por Hefner a un tercero y usada -y ampliamente publicitada- como la primera página central de Playboy.

La archifamosa foto de Marilyn Monroe
tal y como apareció en la no menos
célebre primera edición de Playboy.
(como siempre, puedes hacer click en ella para ampliarla)


6. La revista del Conejito originalmente se iba a llamar Stag Party, un término que significa reunión de hombres solos; y toda la planeación, desarrollo y diseño del primer número se hizo pensando ese nombre. Incluso en una carta de Hugh dirigida los distribuidores de EU para convencerlos de vender la revista, se usa en todo momento el nombre Stag Party. Pero a la mitad del proceso, una revista llamada Stag amenzó con demandar a Stag Party, pues su nombre era demasiado parecido al de ellos. Hefner tuvo que ponerse a buscar otro nombre. (Como dato curioso: la revista Stag dejó de publicarse en 1971).

Kate Moss como Conejita de Playboy.


7. El nombre de Playboy no se le ocurrió a Hugh Hefner. Luego de saber que tenían que usar otro nombre, Hefner, su esposa y Eldon Sellers, su mejor amigo y primer socio, pasaron todo un fin de semana pensando un un nuevo nombre. Sellers recordó que su madre había tenido hace años un lindo automóvil llamado Playboy, y sugirió el nombre. A Hef le encantó, y fue el nuevo nombre usado para la revista.

Una Conejita de Playboy-Croupier en
uno de los casinos de Palyboy


8. Los primeros números de Playboy costaban 50 centavos. Y era una de las revistas  más caras de la época. Aún así, se agotó completamente su primera edición. (70,000 ejemplares)
Huf Hefner allá por los 60s, rodeado de sus deseadas Conejitas




9. Cuando inició Playboy, la revista más erótica hasta entonces publicada, Hefner trabajaba para la revista infantil Childrens Activities. El diseño, planeación y desarrollo lo hizo en sus tiempos libres.



10. Si bien no es abstemio, Hugh Hefner toma poco alcohol; en cambio, la bebida por la cual siente no sólo predilección sino prácticamente adicción es Pepsi Cola, refresco del cual llegó a consumir la increíble cantidad de hasta 36 botellas al día, especialmente en la primera década de Playboy.


Hefner en una de sus maratónicas reuniones de trabajo,
con una buena provisión de Pepsi y café junto a él.


11. Se cree frecuentemente que los legendarios clubes Playboy, donde las bebidas las sirven hermosas mujeres conocidas como Conejitas de Playboy son en realidad una especie de prostíbulo elegante; y que pagando lo suficiente, se puede uno acostar con la conejita de su preferencia; pero esto es erróneo... más o menos: está prohibido para las conejitas tener ningún tipo de contacto sexual con los clientes, ni con los otros empleados del Club, así como intercambiar datos personales con ellos... la excepción son los ejecutivos de Playboy, quienes todavía hasta los políticamente incorrectos 60s hacían amplio uso de ese privilegio, teniendo a su disposición a las conejitas como en una especie de harén.


Ellen DeGeneres como Conejita de Playboy-celebridad invitada
en un Casino de Playboy


12. Antes de la era de Photoshop, los fotógrafos de Playboy recorrían a técnicas más ingeniosas para lograr... ciertos efectos: a la chica que ocuparía las páginas centrales se le fotografiaba en habitaciones con el aire acondicionado al máximo para evitar que la chica sudara, y sobre todo para que sus pezones estuvieran bien erectos; si no se lograba así, entonces se les tocaba suavemente con hielo para endurecerlos unos instantes antes de que el fotógrafo disparara. Además los pezones eran retocados constantemente con brillo de labios.

Desfile de Conejitas modelo 2014


13. En 1955 la Oficina General de Correos de Estados Unidos intentó bloquear la circulación de Playboy negándole permiso de franqueo de segunda clase, por su contenido editorial. (Nota cultural: Según la ley Postal de los EU de 1879, las publicaciones que se editan con frecuencia, que tienen una lista de suscriptores, y que tienen más páginas editoriales que de anuncios, pueden obtener el privilegio de franqueo de segunda clase, con el cual pagan tarifas tres veces más reducidas de franqueo, y son entregadas casi con la misma velocidad que el correo de primera; mientras que el correo de tercera se entrega cuando la oficina postal tiene tiempo, pudiendo llegar a tardar semanas en hacerlo. Si una revista no logra obtener el permiso de franqueo de segunda, prácticamente no puede tener suscriptores) Playboy inició una demanda contra la oficina de correos, y ganó una sentencia que le permitió ser distribuida sin importar su contenido; sentencia que ha servido de base para proteger la libertad de prensa de todas las publicaciones polémicas que han venido después de Playboy.

Hefner en el desayuno: Sandwich, Pepsi... y Pepto-bismol.


14. Muy al contrario de lo que generalmente se piensa, las célebres fiestas en la mansión de Playboy, con Conejitas, celebridades y alcohol, todo ello en abundancia, no terminan en orgías generalizadas, y hasta llegan a ser (en opinión del mismísimo Hef "algo aburridas"); cosa que resulta un tanto desilusionante para muchos que han asistido.

Llegada de los invitados a una de las célebres
fiestas de Playboy


15. Pero esto no significa que no haya orgías en la Casa Playboy, o de lo contrario no sería la Casa Playboy;  ciertamente Hugh Hefner sí suele montar para él principalmente y a veces para sus invitados especiales (celebridades) verdaderas orgías con 2, 3, 4, o hasta 10 Conejitas en su célebre cama redonda. Todas estas sesiones suelen ser grabadas para el disfrute del propio Hef.

Hefner antes de... irse a acostar.


16. Hay insidiosos rumores de que en estas orgías particulares llegaron a participar perros. Nada más falso. -falso que sean rumores, quiero decir- Una recepcionista confirmó que Hefner tenía un perro San Bernardo muy juguetón (que fue sucedido por un par de pastores) que efectivamente copulaba con varias chicas. El perro, llamado Humprey, sin embargo, era exigente: tenía sus favoritas, y era a ellas a las que elegía en cada ocasión.

Uno de los lugares más suntuosos y preferidos por
los invitados a la Casa Playboy: El sauna bajo la gruta.


17. Se estima que Hef se ha acostado con más de 4,000 diferentes mujeres en su vida, el 99% de ellas Conejitas de Playboy y Playmates.

Hefner, sus dos novias más recientes... y dos amigas más.


18. A pesar de su filosofía de libertad, fue hasta enero de 1971 que Playboy se arriesgó a publicar la foto de su Playmate (Liv Lindeland) dejando ver el vello púbico de ésta. (En este caso, era color castaño)

El célebre avión de Playboy: El Big Bunny


19. Playboy ha intentado en varias ocasiones incursionar en el mundo del cine serio, y ha invertido en la producción de varias películas que resultaron ser malas y sólo dieron pérdidas; pero en 1971 rechazó participar en la producción El Padrino y Amarga Pesadilla, que resultaron clásicos con ganancias millonarias.

Curiosa foto de Hefner con el elenco de
El Príncipe de Bel-Air (The Fresh Prince)


20. Hug Hefner es un apasionado del Monopoly, el Risk y el Backgammon; al grado de poder pasar días enteros seguidos jugando.

Hef en una partida de Monopoly. Se ven abajo a la izquierda
dos pequeñas reproducciones que mandó hacer de él,
su novia y vari@s amig@s más para sustituir a el sombrerito,
el perro o el carrito metálicos normalmente usados.


21. Playboy desenmascaró en una red de corrupción en Nueva York: En 1960, cuando solicitó el permiso para vender licores, un funcionario estableció el precio del permiso en $50,000 dólares. Una vez pagados, este funcionario les comunicó que para otorgar el permiso definitivo el presidente del partido republicano de Nueva York (el gobernador entonces era el republicano Rockefeller) exigía otros $100,000 dólares para él, más la opción para comprar $100,000 dólares en acciones de Playboy, y los derechos de instalar tiendas de regalos en cada uno de los clubes Playboy. Playboy se movilizó de inmediato, interponiendo una queja por extorsión, la cual fue atendida, y que permitió descubrir que la corrupción en Nueva York era tal, que nadie podía vender licor sin pagar un soborno a estos sujetos. Al final, Playboy pudo poner su Club en Nueva York... y vender licor en él.



22. Aunque se crea que Playboy está en decadencia, en realidad sigue siendo la revista para adultos más vendida de Estados Unidos con 3 millones de ejemplares.

60 conejitas de Playboy en una de las paradas del
tour 2014 para festejar el 60 aniversario de Playboy.


23. El 40% de los suscriptores de Playboy... son mujeres.


Conejitas en vestido de gala, para el aniversario 10, en 1963.

Publicar un comentario