viernes, 28 de febrero de 2014

Cirugías fallidas de los famosos

¿Sientes que tu nariz es muy grande? ¿O muy chica? ¿Te atrae la idea de hacerte una cirugía plástica para mejorar tu rostro? Quizás quieras pensártelo dos veces... o más antes de hacerlo, luego de ver este blog: famousplastic, donde dan cuenta de quién trae cirugía plástica  entre los famosos. Los casos más llamativos, claro, son de aquellas celebridades cuyas cirugías plásticas (o su exceso) han terminado por tranformarlas en seres poco parecidos a quienes originalemente eran; y en ocasiones, los resultados son verdaderamente desastrosos.

Meg Ryan antes y después de su cirugía plástica.







Hunter Tylo. Ireeconocible después.

Portia Derossi

Un caso célebre fue el del pianista Liberace, quien convenciera a su amante adolescente Scott Thorson de que se hiciera cirugías plásticas para parecerse a él.

Liberace

Scott Thorson

En otras ocasiones, las operaciones abarcan varios años, y aunque de una a otra los cambios son mínimos, ya juntas son enormes, como en el caso de Cameron Diaz:
El rotro de Cameron Diaz a través de los años, y las cirugías.
Cirugía de nariz de Amanda Bynes 

Cirugía de Jenni Farley 

Katie Price otra irreconocible

Cirugía de trasero de Mariann Gavelo.
Un poco exagerada, creo. 

Cirugía de inplante de pelo de Steven Segal 

Y la famosa en internet Vanilla Chamu, la "Barbie de la web"
que pagó más de 100,00 euros para parecer -literalmente- una muñeca. 



Sin embargo, la reina, (aunque es duquesa) de las cirugías plásticas fallidas, es claro, la tristemente célebre 18ª Duquesa de Alba, cuyas intervenciones la han dejado convertida en un verdadero monstruo:


La duquesa de Alba antes y después.


Ahora, para lavarnos de los ojos el amargo sabor de pupilas que deja ver a este adefesio, pongo a la verdaderamente bella antecesora de la Duquesa de Alba, María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, la 13a Duquesa de Alba, y seguramente la razón para que la actual esté tan presionada a lucir bella:



Y sin cirugías. Además, como murió a los 40 años, y luego de haber sido inmortalizada por Goya, sólo recordaremos de ella su belleza (y atrevimiento), olé. Nada como lo natural.
Publicar un comentario