lunes, 16 de diciembre de 2013

Roja Navidad... tarjetas navideñas de la Unión Soviética

Pues sí, atrás de la cortina de acero, en la Unión Soviética, también se celebraba la Navidad; se intercambiaban regalos... y felicitaciones, las cuales se solían enviar, tal y como se usaba también en occidente, en el entrañable y bello método postal: usando tarjetas de felicitación. Las tarjetas de felicitación navideñas de la URSS son interesantes por bellas, originales... e inesperadas. ¿Tú qué opinas?

Advertencia: Ninguna de las siguientes imágenes tiene contenidos explícitos y/o eróticos, ni puede herir la suceptibilidad de nadie, excepto que sea agente nazi. De todos, modos, vale la pena verlas, son divertidas y bellas, a pesar de la ausencia de desnudos totales o parciales.







De no ser por el texto en cirílico, muchas podrían parecer postales navideñas occidentales comunes.




Sin embargo, sí hay una diferencia: el arte y la ilustración soviéticas tenían su propio aire distintivo, no exento de cierta belleza barroca.





Al mismo tiempo, el arte soviético seguía las modas de la época: estas ilustraciones bien podrían haber sido firmadas por una agencia de Mad Mens de los 50s.




Claro, durante la Gran Guerra Patria contra los nazis también hubo navidades que conmemorar, y en algunas el mismísimo Padre Noel se ponía agresivo contra los invasores alemanes.


En la navidad de 1945, ya con la guerra prácticamente ganada, el mensaje era de optimismo, paz y esperanza.





Aún las postales navideñas más conceptuales no dejaban de tener una profusión de adornos y detalles.





Si la navidad coincidía con alguna olimpiada invernal, pues también era buen tema para una postal.







En la URSS también las mujeres podían conducir el carro navideño, o acompañar como igual al padre Noel.






Los animalitos, tan populares en occidente como en la URSS para las tarjetas navideñas dirigidas a niños.




Y si el protagonista es un famoso personaje infantil de televisión de step motion, pues mejor.





El 1944 ya se comenzaba a vislumbrar el viraje total en la guerra a favor de la URSS. Parece que Papá Noel sí les trajo a los soviéticos lo que pidieron.






En la imaginería navideña soviética, a diferencia de la occidental, también hay una figura femenina: la madre invierno.






Ya en 1945 las tarjetas navideñas, aunque todavía de tema militar, no eran de lucha desesperada, como las de los años anteriores, sino de franca alegría y triunfalismo.






Un Papá Noel y una Matriushka algo ceñudos.











En los 80s, en la URSS se comenzaban a usar las tarjetas navideñas con fotografías; pero la belleza de las ilustraciones seguía siendo muy superior.








En las tarjetas navideñas de la URSS, hasta el conejo puede beberse un buen trago para el frío: ¡Salud, camaradas!













Los cielos de las postales soviéticas no le envidian demasiado a los de Van Gogh.





Otro sospechoso pero confiado Padre Noel


Originales y melancólicas, sí que lo son.


Si te gustó este artículo, tal vez te agraden también:
La imparable moda de los suéteres navideños feos
ó
7 excelente regalos navideños económicos (no son marcas)
Publicar un comentario