sábado, 7 de diciembre de 2013

Relación entre el tamaño del pene y la economía de un país.

¿Tu país se está hundiendo? ¿Ya te ejecutaron la hipoteca de la casa? ¡No te entristezcas! ¡Pueden ser excelentes noticias! ¿Los políticos roban y saquean la nación? ¡Es por tu bienestar sexual! El investigador Tatu Westling de la Universidad de Helsinki, Finlandia, publicó un estudio que establece una relación directa entre el largo del pene y la economía de un país.





Según  el estudio de Westling: "Órgano Masculino y Crecimiento Económico ¿El tamaño importa?" Hay una relación estrecha, casi íntima (perdóneseme el juego de palabras) entre el tamaño promedio del pene de los hombres de un país y la economía del mismo.

¿Ya observaron bien a Rico McPato? 

El estudio abarcó la relación del largo del miembro masculino y la economía de 121 países, de 1960 a 1985.
Y aquí vienen las buenas noticias para países saqueados y hundidos como el que habito: Los sorprendentes resultados fueron que mientras más grande era la economía del país, más pequeño era el miembro masculino; de hecho, por cada centímetro que aumentaba el promedio de longitud del pene, la economía se reducía de 5 a 7 por ciento. Así, en las mejores economías del mundo los hombres tienen un pene de apenas 13.5 cm en promedio.Por otro lado, en aquellas economías misérrimas, de escasez permanente, en cambio, hay abundancia de otros recursos, teniendo los hombres promedios de 17 y hasta 18 cm en sus miembros.



El estudio finaliza diciendo que "El órgano masculino fue determinante en la economía de los países, más importante incluso que el régimen político"

¡Al fin buenas noticias! 

¿Y de qué nos sirve esto, a nosotros, los miserables? Para lo mismo que ganar la copa mundial de futbol: fuera de otorgar un poco de vano orgullo y para mirar por arriba del hombro -aunque sea una vez- a los hombres de los países ricos, en realidad no sirve para nada (excepto para fines recreativos, claro está; y me refiero tanto al futbol como al pene). Posteriormente, Westling ha aclarado que todo el estudio se trató de una elaborada humorada, para dejar claro que usando la estadística creativamente, puedes demostrar prácticamente cualquier cosa, dependiendo de cómo la interpretes. Lo impactante es que las estadísiticas, la metodología y los datos fueron estrictamente verdaderos, lo interesante estuvo en la interpretación.



Así que ya sabes: ¿Tu país es el último lugar en economía? Tal vez no sea del todo malo; pero no te hagas ilusiones, y ponte a trabajar: nunca podríamos competir contra África.


Publicar un comentario