martes, 17 de diciembre de 2013

Mafalda y las muertes ficticias de personajes ficticios

Recientemente, en un arranque de genialidad, a los guionistas de Padre de Familia (Family Guy) se les ocurrió la inmensa idea de matar uno de los personajes más populares (si no es que el más) de la serie: al perro que habla, Brian, atropellándolo con un camión. Este canicidio ocasionó una verdadera marejada de indignación y protestas en todas las redes sociales e internet. ¿Fue un error o una jugada genial?



Ya hemos hablado de estas estupideces geniales, como la de Coca-cola, al eliminar su propio sabor, e involuntariamente provocando con ello, una resurrección en el fervor del público por la negra bebida.


El expediente de matar al personaje principal ha sido usado recurrentemente, por diversas causas: Sir Artur Conan Doyle simplemente, ya no soportaba más a su creación, Sherlock Holmes: a donde quiera que iba sólo le preguntaban por Sherlock, y como mucha gente creía que era real, le mandaban recados para él; una situación insostenible; así que decidió matarlo así, sin más, en El Problema Final publicado en 1893; echándolo por una cascada. La serie de protestas por parte de los fans y admiradores ocasionaron que finalmente, Doyle cediera, y revivió a Holmes en La casa vacía, de 1903.

Ilustración última de El problema Final,
con Sherlock y su archienemigo Moriarty,
a punto de caer por una cascada. 


Otras veces, se busca una sacudida: probablemente inspirados por el ejemplo de Coca-Cola y Sherlock, los guionistas de Supermán, decididos a resucitar el amor por el personaje, decidieron matarlo en 1992; la treta funcionó parcialmente: se volvió a hablar de Supermán, quien poco tiempo después fue revivido, pero no recuperó ni ha recuperado el éxito que tuvo hasta los 70s.

La muerte de Supermán, Doomsday 1992 
En otras ocasiones, el autor ha tenido que salir al paso de las críticas y amenzas, para desmentir que haya matado a su personaje; como es el caso del caricaturista Quino, sobre quien pesa la leyenda negra de que mató a la querida Mafalda, y (como Sherlock o Supermán) precisamente a manos de su archienemigo: la sopa.
Así, desde hace años existe la leyenda urbana de que en la última tira de Mafalda, a ésta la mata un camión de sopa; luego de años Quino ha tenido que salir a declarar que no existe la famosa caricatura de la muerte de Mafalda, sencillamente porque nunca la dibujó... ¿O no?:

La mítica tira de la Muerte de Mafalda.
No, no se preocupen, es un fake.
Quino jura que nunca mató a Mafalda. 
En el caso de Family Guy, hay dos posiblidades: o una soberana estupidez de parte de los guionistas, o bien, un truco de guionista matando a su personaje para revalorizarlo; como sea, luego de incluso amenazas de parte de los cibernautas, los guionistas de Family Guy revivieron al querido perro varios programas después.
Si la treta dió resultado, eso sólo el sagrado dios del rating lo dirá; mientras, cuide a su personaje favorito, no lo deje salir a la calle, o un guionista desesperado puede matarlo -literalmente- de un plumazo. 




Publicar un comentario