lunes, 23 de diciembre de 2013

25 Trucos infalibles para salir bien en las fotos

Antes, en los felices y discretos días analógicos, cuando nos fotografíaban y salíamos mal, la foto sólo quedaba en el viejo álbum familiar, y el daño era mínimo; sólo sufríamos cuando mamá sacaba el álbum y lo mostraba a las visitas. Ahora, es muy distinto; si apareces -bien o mal- en una foto, ésta será inmortalizada en las redes sociales y potencialmente puede ser vista miles o millones de veces. Y por eso, tú eres el típico que siempre se ofrece a sacar las fotos de todos, porque eres poco fotogénic@. ¡Se acabó! Te diremos cómo salir bien en las fotos. Juntando consejos de fotógrafos, ingenieros, maquillistas y estrellas de pasarela, recopilamos, para este 25 de diciembre, y días festivos: 


25 trucos infalibles para salir bien en las fotos.

  1. Si tiendes a parpadear en las fotos, y siempre sales con los ojos a medio abrir, prueba esto: cierra los ojos justo antes de que tomen la foto, y ábrelos lentamente antes del disparo de la cámara. ¡Ojos bien abiertos!
    Ese truco no falla, aunque tengas un cuervo bien cerca. 

  2. Para que no salgas con doble mentón, alarga el cuello y empuja tu cara ligeramente hacia adelante. Puede parecer incómodo, pero se ve muy bien. ¡Promesa!
  3. Si usas maquillaje, asegúrate de que el tono que aplicas en tu cara y en tu cuello coincidan: un tono demasiado pálido en la cara contrastará excesivamente con un tono oscuro en el cuello.
  4. Desvelad@, pero fresc@. Especialmente en las fotos a altas horas de la madrugada -o hasta de la mañana-, un par de gotas de Visine - u otras gotas para los ojos- ayudarán a que éstos se vean más brillantes y despiertos .
  5. Ve tus fotografías favoritas de tí mismo, e intenta identificar un patrón. ¿Lo ves? Seguramente te ves mejor desde cierto ángulo, o sonriendo de cierta manera. Trata de replicar tus mejores poses en cada foto.
    ¿Te preguntabas porqué Paris siempre sale en esta pose?
    Se ha estudiado a sí misma, y ha visto que
    ésta es la que más le favorece 


  6. Prueba este truco de pasarela de la vieja escuela: pon la lengua detrás de los dientes cuando sonríes para evitar una excesivamente amplia (y prominente) sonrisa. (éste consejo es particularmente para los muy -ejem- prominentes de boca)
  7. Rellena tus cejas. Las cejas transmiten carácter y emoción, lo que significa una foto más interesante. Si sabes que habrá fotografías, mejor aplica un color más oscuro en las cejas; además, la cámara tiende a aclarar los detalles.
  8. Asegúrate de que tu pelo es brillante. Un baño antes generalmente basta. Y un poco de laca aumenta el efecto.
  9. Usa la postura “alfombra roja”: Pon la mano en la cadera, el ángulo del cuerpo a un lado, y gira la cabeza hacia la cámara. Sí, es un cliché, pero realmente ayuda a verse más delgad@ (por algo se sigue usando).
    ¡OK! Si estás embarazada quizá no sirva,
    pero aún así se ve bonita. 

    ¡Acá si sirvió!  
  10. Sigue la luz, sigue la luz. Mira hacia una luz justo antes de que alguien te tome una foto -especialmente con flash- al hacerlo, reducirás tus pupilas, y ayudarás a evitar los ojos rojos.
  11. ¿Sesión de fotos sorpresa? Prueba esta preparación instantánea de 5 segundos: seca tu cara con una serviletta de papel, para evitar el brillo, y pellízcate las mejillas para crear un rubor. (OK, si, es de la vieja -y pobre- escuela, pero funciona)
  12. Desde el punto de vista del maquillaje, las pestañas rizadas y el rimmel son obligatorios; los dos abren los ojos, y los ojos son el punto focal del rostro. Mientras más abiertos son, más atraen la luz, y mejor se ven.
  13. ¡Ruborizarse es un deber! Sin un poco de rubor -dije poco- en las mejillas, la cara se puede ver plana en las fotografías; usa un ligero rubor para ayudar a darle forma -y más encanto- a la cara.
  14. Una fotografía de frente pocas veces se ve bien; parece de licencia de conducir; mejor gira la cabeza a un ángulo de tres cuartos.
    Aún Aracely Arámbula prefiere posar de tres cuartos. 


  15. Péinate, cuñado. Las fotos tienden a resaltar los pelos sueltos; así que, a menos que ése sea tu estilo, tómate unos minutos para estar bien peinad@ 
  16. Evita el charolazo. Verifica que el sudor o la grasa de tu piel no brillen pasándoles una servilleta de papel. Especialmente, no abuses del shimmer (brillantina o polvo brillante).
  17. Pero por otro lado, un poco de brillo debajo del cuello puede dar a la piel un bonito tono.
  18. Si eres moren@, párate frente a una pared oscura; si eres pálid@, párate tras una pared clara. En todos los casos, procura que la pared sea uniforme; ayudará a la cámara a medir correctamente el balance.
    Lo ideal: un fondo neutro y uniforme para destacarte.


  19. Usa lápiz labial brillante. Los tonos oscuros hacen que los labios se vean más pequeños, y los tonos mates se ven envejecedores.
  20. ¡Sal en más fotos! Además de que te sirve de práctica, la fotografía es un juego de promedios: incluso l@s grandes modelos se toman todas las que pueden para poder elegir la que más les guste. Si se puede, -las cámaras digitales lo facilitan mucho- haz que tu fotógrafo te tome varias fotos distintas, y luego elige la mejor -o mejores-. ¡Las demás, a borrarlas!
  21. Una foto tomada juesto encima de tí, es más halagadora que una tomada desde abajo. Si eres más alt@ que la persona de la cámara, siéntate, o ¡Pon a tu fotógrafo sobre un banquito!


  22. Evita estar de pie directamente bajo una luz, que puede proyectar sombras extrañas en tu cara. Mejor intenta estar de pie frente a una fuente de luz natural, como una ventana o un lugar donde la luz sea suave. Lo importante es que la luz te llegue de lado.
  23. Toma un apoyo. Aferrarse a un objeto, como una flor, o decoración, (de preferencia NO una taza) puede ayudar a relajar la postura y darle personalidad a la imagen.
    ¿Y qué mejor cosa para aferrarse
    que Sandra Bullock? pero si no tienes a Sandra a la mano,
    pues una flor o mueble pueden servir.


  24. Para que brillen tus ojos, mira de frente a una fuente de luz; una lámpara o un árbol de Navidad iluminado crearán en brillo favorecedor en tus pupilas.
  25. Olvídate de decir “Whisky”, y en su lugar, piensa en algo divertido; mejor aún, bromea con el fotógrafo. Las sonrisas naturales superan a las falsas siempre.
Créelo, sonriendo te ves mucho -mucho- mejor
que seri@ y si la sonrisa es natural, aún más. 

Ahora sí, ¡que vengan esas fotografías! Te gustarán tanto que ahora tú serás el típico que quiere salir en todas las fotos. ¡Sonríe!



Publicar un comentario