viernes, 22 de noviembre de 2013

La verdadera historia del Black Friday estadounidense

Este viernes 28 de noviembre será el famoso Black Friday en Estados Unidos. El Black Friday (Viernes Negro) es la fecha en la que tradicional y oficialmente se inicia la temporada comercial navideña en el país de Mickey Mouse; ocurre siempre al día siguiente de el Día de acción de gracias, y suele ser la fecha de mejores ventas de todo el año, impulsado por la práctica de las tiendas de ofrecer ese día tentadoras ofertas, que a veces rayan lo increíble. El Black Friday es una fecha esperada ansiosamente tanto por vendedores como por compradores. Hay incluso quienes acampan afuera de las tiendas a fin de no perderse las mejores ofertas exclusivas del Black Friday. Es el día de las compras por antonomasia.





¿Y de dónde viene el singular término, Black Friday, (Viernes Negro)? La historia oficial del origen del término Black Friday es que de enero a noviembre las tiendas suelen operar con pérdidas, como se dice en contabilidad  con números rojos, y que precisamente en el Black Friday obtienen de nuevo ganancias, es decir, números negros. Por lo tanto, se le llama así, porque ese viernes es en el que las tiendas regresan a los números negros, viernes negro. Repito, esta es la hisotria "oficial", la que las tiendas y empresas insisten en contar.


En el Black Friday no son extrañas las
ofertas de hasta 90% de descuento 

Y es que esa historia oficial suena verosímil y hasta divertida: se puede uno imaginar a los pobres gerentes de Wall-Mart o Best-Buy tronándose los dedos todo el año, soportando el duro peso de las deudas, hasta que llega su salvador Black Friday. Simpático, ¿Pero es verdad? Tan verdadera como los billetes de dos dólares. La anterior explicación fue completamente inventada por los publicistas, pues el origen del Black Friday un poco más aciago.

Gente acampando fuera de la tienda
para entrar primero el Black Friday 

La verdadera historia del origen del Black Friday es ésta: Desde siempre, a los días negros se le llamó así por significar algo funesto, como el célebre jueves negro de 1929, cuando se produjo la caída de la bolsa que inició con la Gran Depresión; el lunes negro de 1209, día que sucedió la masacre de 500 ingleses en Bristol a manos de los guerreros irlandeses de O'Byrne; o el martes negro, el día de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

Fila en la madrugada antes de que abran una tienda, el Black Friday 

¿Cómo entonces se les ocurrió a los comerciantes acuñar un término tan negativo como Viernes Negro (Black Friday) para algo que se pretende sea agradable? Pues porque no se les ocurrió a ellos. 


Gente luchando por entrar primero a la tienda
cuando se abren las puertas el Black Friday 

Los primeros indicios del uso del término Black Friday se ubican en Filadelfia, en los años 40s. ¿Porqué precisamente en Filadelfia y no en Miami, Nueva York, Arizona o Alaska?

 Multitud normal en un Black Friday

Desde 1890, en Estados Unidos se juega un clásico deportivo muy antiguo y que levanta tal expectación nacional y tiene tanta importancia, que el mismísimo Presidente en turno se hace presente en los juegos; me refiero al juego de futbol americano colegial que enfrenta a las academias de la escuela Naval y de la Armada, conocida como el ARMY-NAVY Game. En Estados Unidos es un clásico, al nivel del Barcelona-Real Madrid, del River-Boca, o del Chivas-América.


Kenneddy durante un ARMY-NAVY Game. 

Para asegurar total neutralidad, el juego se realiza en Filadelfia, ciudad a distancia equidistante de ambas academias. El juego es un suceso, que se televisa en cadena nacional; de hecho durante uno de estos encuentros se estrenó la tecnología de la repetición instantánea. El juego  ARMY-NAVY se realizaba tradicionalmente el sábado siguiente al jueves de Acción de Gracias, día feriado en EEUU, por lo cual verdaderas multitudes se agolpaban el viernes, -el día siguiente a Acción de Gracias, y un día antes del juego- en Filadelfia  para conseguir alojamiento, lugar, comida, bebida y alcohol  para esperar el juego del sábado.

El black Friday en los 40s 

Este maremágnum humano ocasionaba todo tipo de trastornos viales, accidentes, y hasta delitos criminales. El fenómeno se repetía año con año, por lo que la policía, que lo odiaba, comenzó a llamarlo viernes negro.


Fragmento del Philapelphia Reporter de 1951:
"Especial para El New York Times.
Filadelfia, 28 de noviembre.
Los policías y los conductores de autobús le
llaman "Viernes negro" a ese día entre
Acción de Gracias y el juego ARMY-NAVY.
Es el día más congestionado para el tráfico
y las compras de todo el año en la ciudad
Bicentenaria (Filadelfia), tanto como
Navidad, y significa el cierre de la
temporada de futbol colegial".

Los comerciantes siempre le hallan la ganancia a todo, y los comerciantes de Filadelfia no eran la excepción, así que decidieron a aprovechar el suceso del Black Friday, y comenzaron a competir entre sí por ser ellos los que atrajeran ese día a la multitud a su establecimiento, lanzando ofertas a cual más atractivas. Los resultados fueron extraordinarios; las ventas se dispararon. Así, año con año, el día que la policía llamaba viernes negro, las tiendas de Filadelfia se abarrotaban desde que abrían hasta que cerraban, y la mercancía literalmente volaba.  

Multitud esperando que abran la tienda el Black Friday 
Venía incluso gente que odiaba el futbol americano, pero amaba las ofertas y el Black Friday se convirtió en un suceso en sí mismo, aparte del juego  ARMY-NAVY . Por supuesto, sucedió que los empleados de las tiendas de Filadelfia, como la policía, aprendieron a temer y hasta odiar ese día, y también le llamaban viernes negro en el mismo sentido negativo que usaba la policía: era el día más agotador y estresante del año; los empleados más veteranos recuerdan ese día como uno en que se deseaba morir; finalmente, para aumentar el desagrado de los empleados por el Black Friday, esos días suelen ser ser feriados, e ir a trabajar en ellos es como tener que ir a laborar en Navidad o en primero de enero. Es decir, para empleados y policías, el Black Friday  era verdaderamente un día aciago, como el crack de la bolsa o la matanza de Dublín.

Ancianos aplastados -o casi- por la multitud de un Black Friday 

El viernes negro era ya un fenómeno de masas, y los clientes, copiando a los empleados y a la policía, ya le llamaban también Black Friday, a pesar de los inútiles esfuerzos publicitarios por cambiarle el nombre a algo más positivo, como Big Friday. Fue en vano; el nombre y el suceso se extendieron rápidamente -hoy diríamos que se volvieron virales- y pronto en las ciudades aledañas y al fin en todo Estados Unidos el Black Friday se convirtió en el fenómeno comercial y social que es hoy día.

Entrando primero a una tienda no bien
se ha acabado de abrir un Black Friday 

¿Y la historia de las contabilidades rojas que se vuelven negras? Simplemente un intento de maquillar y darle un origen divertido a algo que en su momento no fue tan divertido; igual que la historia de la cigüeña que trae a los niños; salvo que la historia de la cigüeña es al revés: está hecha para ocultar una verdad mucho más divertida a los niños: cómo se hacen los bebés en realidad.







Publicar un comentario