lunes, 25 de noviembre de 2013

20 Perturbadores anuncios navideños vintage

La Navidad, ese hermoso pretexto para ser feliz, bueno, y estar en armonía con nuestros semejantes, también es, no lo negamos, una época proclive al comercio y las ventas; y por lo tanto, es también una época perfecta para lanzar todo tipo de anuncios; eso es normal, casi inevitable, pero ¿Era realmente necesario publicar los siguientes perturbadores anuncios navideños?





La Navidad, ese feliz momento para
espiar en paños menores...



 Esta NAvidad, regale un enfisema; regale Pall Mall.

Si sus niños necesitan
entrar en calor, ¿qué mejor
que un licor de cereza? 

Creo que ni siquiera un ipod
causa la unánime idolatría que causa esta
carismática Smith-Corona 

¡No lo detengan! ¡Nooo! 

Típico que estás aburrido en el Canadian Club, y pues
te sales a quemar ruedas gigantes de carreta.

Aunque este anuncio de medias puede ser un poco pícaro,
  hay que reconocer que Santa es todo un caballero: jamás voltea para arriba.  

"¿No es tiempo de que te des a tí mismo un regalo de Navidad?"
El mensaje es confuso para mí, lo confieso:
¿El regalo es sucidarte ya o cuál? 

En cambio, aquí si está claro cuál es el regalo... ¿O no? 

Si algo nos enseña la publicidad es que Navidad
es la época de para dar paz, regalos,  y desnudarse en la sala.

Santa Enfisema 

Normal que tienes que servir muchos cafés en Navidad
y tu vaquita sirvienta te ayuda. 

El lugar de una mujer, naturalmente para la publicidad de los 50s,
es la cocina, pero magnánimamente, puede estar
en ella más contenta con una extensión de teléfono.

anuncio Navideño perturbador de principio a fin.
por un lado dice:
"Los revólveres Iver Johnson no son juguetes, disparan y matan".
"Podrías necesitar uno solamente una vez en toda la vida;
compra uno, y así lo tendrás por todo ese tiempo"

Y por otro lado, nos muestra a una niñita jugando con un revólver,
y diciendo:
"Papá dice que esto no nos lastimará"
Y a lado : "Descarga accidental imposible". "Absolutamente seguro".
"Le enviaremos nuestra enciclopedia de armas de fuego".

Otra publicidad de los 50s, que nos recalca cuál considera es el lugar de la mujer.
Vemos a la mujer no sólo resignada, sino casi ansiosa de lanzarse
a limpiar todo el desastre post-navideño,
y al esposo viéndola con expresión de "¡La que le espera!"

Lo dicho: Navidad, la mejor época para andar desnudo por la casa. 

Y si no sabía cuál era el mejor regalo navideño,
regale un burro de planchar; hasta la señora Claus quiere uno. 

¿Y qué mejor regalo para asegurar la armonía familiar
que una escopeta para cada miembro de la familia,
desde los de 7 años hasta los de 70? 

Finalmente, un cálido mensaje navideño de Ronald Reagan.
(entonces, sólo actor mediocre de cine)
Aquí, confieso que no sé que es más perturbador:
si la idea de que hay que regalar algo material
a todos, -absolutamente todos-, tus conocidos;
la idea de que los cigarros son un buen regalo;
ó Ronald Reagan en un anuncio.

Viendo los anteriores anuncios, nos damos cuenta de que no todo tiempo pasado fue mejor... aunque viendo éste que sigue, nos damos cuenta de que tampoco todo tiempo actual.




Publicar un comentario