sábado, 5 de octubre de 2013

Mi esposa y la Otra. Arturo de Córdoba.

En la recomendación sabatina de hoy, tenemos a dos leyendas del cine de oro mexicano reunidos en una película clásica: a Arturo de Córdova y a Marga López en un mano a mano de actuación excelso, en la película Mi esposa y la Otra de 1952. Cuando uno ve el Ciudadano Kane, tiene que hacer cierto esfuerzo, pues el cine hollywoodense nos ha acostumbrado a las películas de guiones rápidos, con ninguna reflexión -lo cual no necesariamente es mejor- pero en el caso de Mi esposa y la Otra, como es el caso de casi todas las de la era de oro, el guión es ágil, la dirección impecable, y en un aporte que no tienen la mayoría de las películas made in hollywood,  las actuaciones son soberbias. Era perfectamente divertida en 1952, y sigue siendo perfectamente divertida ahora. 

Marga López 
Arturo de Córdova 

Antonio (Arturo de Córdova) en un solterón, manirroto, jugador y despreocupado, cuya vida seguiría su curso normal, de apuestas y trasnochadas, hasta que, por una deuda, solicita un préstamo a su rico amigo Ricardo (Ramón Gay), el cual le propone un trato: le dará el dinero, si se hace pasar un solo día por el esposo de su amante, Cristina (Marga López), ante su esposa, la cual sospecha de las excesivas visitas de Ricardo a Cristina, pretextando que le ayuda con sus hijos, por encargo del padre ausente. Así, las sospechas de su esposa se desvanecerían, y Ricardo podría seguir viendo a su amante. Pero las cosas no salen como ninguno de los involucrados espera...




Protagonistas: Arturo de Córdova, Marga López, Ramón Gay, Alma Delia Fuentes, Beatriz Aguirre, Angélica María, Arturo Soto Rangel, Salvador Quiroz.

Director: Alfredo B. Crevenna.


Los diálogos son propios del melodrama de los 50s, aunque con una tendencia a la comedia; Arturo de Córdova, Marga López y el resto del reparto consiguen decir los diálogos del melodrama de tal manera que no suenan exagerados ni falsos; de hecho logran imprimirles un tono poético sin llegar a lo cursi o lo pretencioso. Arturo de Córdova, además, se muestra como un maestro de la actuación, no sólo manejando bien el melodrama; sino las partes de comedia; donde hace de solterón cínico y burlón son excelsas. Una hermosa película con un gran e inesperado final, que toca los temas de qué es la verdadera paternidad y dónde está el amor. (¿Que quieren?, los días soleados son alegres, y escribo esto bajo el influjo de un magnífico sol de octubre).


Si quieres bajarla, en este gran blog están los links. Y después de verla, si acaso caíste en la trampa de ver el bodrio "No se aceptan devoluciones" del impresentable Eugenio Derbez, por comparación, podrás ver lo verdaderamente mala que es la cinta de Derbez, y lo buena, incluso mágica, que es esta obra de Marga López y Arturo de Córdova.  




PD: hay un remake con el gran Mauricio Garcés; no tan buena, pero Mauricio Garcés, en verdad tiene grandes momentos en su terreno, la comedia. Se llama "La otra mujer", es de 1972, y pueden verla acá.
Publicar un comentario