domingo, 6 de octubre de 2013

El megasismo en México y el poder de la sugestión

¿Ya está usted prevenido del próximo gran mega sismo que afectará a la Ciudad de México, pronosticado dentro de un período de tres meses? Un mega sismo, de 8.5 grados o más sucederá entre las costas de Oaxaca y Guerrero, afectando gravemente a la Ciudad de México, seguido de un tsunami; todo lo cual será antes de diciembre de este año, 2013. ¿Hay que mudarse de ciudad? Yo no lo haría. Puede usted estar tranquilo. La noticia del mega sismo es un bulo, un timo, una estafa. En las últimas semanas, de manera viral, primero por internet y luego en los demás medios de comunicación, se ha extendido la noticia del pronóstico que un ingeniero mexicano ha propagado a través de su blog,y que ha encontrado eco en forma viral por internet.





Cada septiembre, en México se recuerda en todos los medios, a través de documentales, especiales y demás programas, la tragedia de los sismos del 19 y 20 de septiembre, que dejaron de 15 a 40,000 muertos; por lo que se forma un caldo de cultivo inmejorable para que surjan "especialistas" que profetizan nuevos y devastadores sismos, a fin de hacerse de un poco de fama y reflectores.



El autonombrado investigador creador de este nuevo bulo proclama en su blog que hay un 98% de posibilidades de que un sismo de entre 8.2 y 8.5 ocurra. Incluso ha enviado sentidas y alarmantes cartas de alerta a diversas personalidades, entre ellas, el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Todo con la intención de ganar notoriedad y micrófonos. Lo más patético, es que ha logrado ser recibido por especialistas del centro nacional de prevención desatres y de la UNAM para hablar sobre sus teorías. Si hablara en foros como la asociación esotérica mexicana, o en el programa de Jaime Maussan (un conocido presentador de temas paranormales), sería algo normal, incluso lógico, pero que sea recibido por ingenieros es desde risible hasta vergonzoso. Toda distancia guardada, es como si Stephen Hawking invitara a dar conferencias sobre el origen del universo a un lector de tarot.


¿Y porqué es tan vergonzoso? Sencillamente porque hasta la fecha, no existe método alguno para pronosticar un terremoto. No existe. Y los ingenieros los saben. O deben saberlo. Lo único lejanamente parecido que tenemos, es un sistema que detecta el terremoto cuando comienza, y avisa a las regiones más alejadas que las ondas sísmicas que éste produce se dirigan para allá. Este sistema se usa en la Ciudad de México; la mayoría de los temblores que la afectan se originan en las costas del Océano Pacífico; entonces, cuando un temblor de consideración comienza allá, inmediatamente se da la alerta sísmica en México, dando a los pobladores un valioso minuto para tomar las medidas de seguridad más apropiadas. Pero la alerta sísmica no es un pronóstico; sólo es el aviso de un temblor que ya está en curso, y aún así, llega a fallar. Un pronóstico implicaría saber certeramente, con anticipación de semanas, días, u horas, que un temblor va a suceder precisando momento y lugar. 


Pero, como decíamos, los científicos no han logrado pronosticar temblores; así que, entre ingenieros y científicos dar espacio a estas absurdas teorías, es verdaderamente lamentable.

La aclaración de la falsedad de este bulo la dieron los propios ingenieros y científicos que dieron foro a este farsante, al asegurar luego que el mencionado pronóstico del mega sismo es tan falso como un billete de 4 dólares.


Pero, ¿entonces porqué si tanto los científicos como los ingenieros sabían que todo era una estafa, aún así escucharon el cuento de el investigador? Tal vez, a pesar, de sus mentes lógicas, y científicas, cayeron en la vieja trampa que publicistas y medios de comunicación tienden una y otra vez: el poder de la sugestión.

Hace muchos años, en la ciudad de Tarnopol vivía un hombre llamado Reb Feivel. Cierto día, estaba completamente absorto en la lectura del Talmud, cuando llegaron a sus oídos las voces de unos niños que comenzaron ajugar al pie de su ventana. "Estos diablillos no me dejarán estudiar" pensón Reb. Así que se asomó por la ventana, y con tal de recuperar su tranquilidad, les dijo a los niños lo primero que se le vino a la mente: "¡Niños!¿Qué hacen aquí? ¿Acaso no han escuchado que cerca de la sinagoga hay un monstruo marino de seis pies de altura, dos cabezas, y barba como de chivo, pero verde?"





Los niños, claro está, salieron corriendo, y Reb pudo volver a su lectura, sonriendo por la broma que les había jugado a los niños. Pero al poco, escuchó nuevos pasos bajo su ventana; al asomarse, Feivel pudo ver que era un grupo de judíos corriendo: "¿A dónde van?" Les preguntó Reb "A la sinagoga, claro- le contestaron- ¿Acaso no sabe que hay allí un monstruo marino, de seis pies de alto, con dos cabezas y una barba de chivo pero verde?". Y se alejaron corriendo. Feivel se rió a carcajadas por la broma que había hecho a sus vecinos, y regesó a sus estudios, con una sonrisa en la boca. Pero entonces escuchó más ruido afuera de su ventana; al asomarse, esta vez vió a toda una multitud, compuesta de mujeres, niños y hombres que corrían a toda velocidad.



"¿A dónde van? ¿Qué pasa?" -les preguntó Reb- "¡A la sinagoga! ¡Vamos a ver a un monstruo marino de seis pies de alto, dos cabezas y una barba de chivo, pero verde"- y siguieron corriendo. Feivel, entonces, pudo ver que entre la multitud estaba el rabino."¡Dios santo! Si a toda esa multitud se ha unido el rabino, es que algo debe estar pasando en verdad, donde hay humo, hay fuego"
Y sin dudarlo ni un instante, Reb tomó su sombrero, y salió disparado a la sinagoga. "Por si las dudas" Pensó, mientras corría, a toda velocidad.


Si te gustó este post, tal vez te agraden también:
Errata catastrófica en medallas de oro vaticanas
ó
El que domina la muerte lo domina todo
Publicar un comentario