lunes, 14 de octubre de 2013

Alerta sobre las siniestras mujeres uniformadas

Desde tiempos inmemoriales, comenzando con las hermosas y letales amazonas, el encanto de las mujeres con uniforme ha seducido y llenado la imaginación de los hombres.




Pero ¡Ay! Puede ser una mera treta para nuestra perdición, como ya demostraban las sirenas, con cuyo canto, los marineros encallaban y encontraban su fin; y que no dudamos usaban uniforme, o acaso ¿No llevaban todas esa misteriosa pero sexi cola de pescado?

 
 
Parte del insidioso uniforme de las sirenas,
además de su cola de pescado, es el pelo largo, y el obligatorio topless.
Hemos sabido que Ariel también muestra sus etributos,
pero disimula frente a las cámaras.  

¿Coincidencia? No lo creo.
Y para aumentar el terror que las mujeres uniformadas han sembrado en esta buena tierra de dios, circula por internet, en twitter y facebook una cordial, pero aterrorizante advertencia:


Sí, es fácil dar aviso, y compartir la alerta,  pero también es fácil bajar la guardia; pues ellas -las siniestras mujeres uniformadas- están en todos lados, incluso, tal vez ya estén en tu casa:


¿Y si tu férrea moral cristiana te impele a tomar el teléfono y llamar a la policía para alejar el peligro a tu virtud y tu castidad? Pues nada, que puede salir peor:


Bueno, aquí cabe decir que hay que saber cuándo no puedes cambiar las cosas, y ésta es una de esas ocasione, así que, mejor estirar la manos, y dejarse esposar. Estoy en sus manos, oficial.
Publicar un comentario