jueves, 10 de octubre de 2013

7 mitos y verdades de la Publicidad Subliminal

Se habla mucho sobre los mensajes y la publicidad subliminal en los medios de comunicación. ¿Cuánto de ello es falso y cuánto cierto? ¿Existe si quiera, tal cosa como la publicidad subliminal, o es una leyenda urbana? Veamos...





La publicidad subliminal es algo muy reciente. Falso


Muchos creen que existe desde 1973, cuando se publica el libro "Seducción Subliminal" de Wilson Bryan Key, quien le puso nombre y explicó cómo los medios de comunicación usaban la publicidad subliminal; pero aún antes, en 1957, Vance Packard publicó "Los persuasores ocultos", donde muestra varias técnicas subliminales usadas en ventas. pero en realidad los mensajes subliminales han sido identificados desde antes. Mucho antes.




Los mensajes subliminales fueron descubiertos por los EEUU. Falso



Este anuncio de vodka parece normal. 


Demócrito, en el 400 AC escribió: "Mucho de lo perceptible, en realidad no es percibido por nosotros"
Aristóteles es el primero en describir en su Naturalia las bases de lo que después se conocería como Publicidad Subliminal:
“Las impresiones débiles que tienen lugar en el día pasan inadvertidas, opacadas por las impresiones más fuertes. Pero al dormir, se invierten éstas, y entonces las impresiones pequeñas parecen grandes; aclarando lo que pasa en el sueño: mientras duermen, los hombres escuchan débiles ecos, que creen relámpagos y formidables truenos; una pequeña gota de flema que pase por su garganta les hace creer que están bebiendo miel y dulce vino”.
Vélo otra vez. 



A esto, 2,000 años después, se le conocería como efecto Poetzle, y es la base de la Publicidad Subliminal.
El filósofo Montagne también mencionó la percepción subliminal en 1580; y en 1669 Leibniz escribió sobre el fenómeno:
"Innumerables percepciones pasan prácticamente inadvertidas, y son  tan poco percibidas, que no las recordamos ni distinguimos; pero se manifiestan después en nuestras obras"



La publicidad subliminal tiene bases científicas. Verdadero.

Un anuncio de Coca-Cola perfectamente inocente... 


Sigmund Freud, con su trabajo sobre el subconsciente, sembró las bases para que uno de sus socios, el Dr. O. Poetzle, investigara y describiera las bases modernas de la percepción subliminal: Los ojos hacen cerca de 100,000 fijaciones diariamente, pero muy pocas de esas fijaciones son asimiladas a nivel conciente; el resto se almacena y transforma para su posterior reproducción en los sueños; es decir, en el inconsciente. Todos estos estímulos subliminales luego tienen un efecto de acción retardada, como de bomba de tiempo, sobre el comportamiento del individuo.

¿O no? 



En 1919 Poetzle explica que hay una conexión muy fuerte entre estímulos subliminales, sugestión hipnótica, y neurosis compulsiva. Un individuo hace las cosas para las que se le ha programado sin que sepa realmente porqué está haciendo las cosas.



La publicidad subliminal funciona y funciona muy bien. Verdadero.

Un anuncio normal -y hasta aburrido- de BMW... ¿Si? 

El primer experimento científico registrado en materia de publicidad subliminal fue realizado en la misma época en que era permisible darle cariñosas nalgadas a la secretaria, o hacer pruebas médicas no permitidas en la población civil: los gloriosos 50s.  Así, el 10 de junio de 1956, en un cine de Nueva Jersey inspirados en ideas del libro 1984 de Orwell, durante la proyección de la película Pic Nic, se intercalaron flashes de 1/300 de duración invitando a el público a comer palomitas y beber refresco. El resultado fue que aumentaron 60% las ventas de refrescos y 30% las de palomitas.
Este es el primero y más famoso de miles de experimentos psicológicos alrededor de los mensajes subliminales.

¿Y si lo ponemos en espejo? 


La publicidad subliminal tiene que ver con el sexo. Casi siempre Verdadero. 

Un anuncio de Gucci más bien obvio. 

Los mensajes subliminales son palabras o imágenes ocultas, al revés o al derecho.  En la publicidad subliminal se usan mensajes de satisfacción, poder y hasta muerte.  Aunque al ser uno de los aspectos humanos más poderosos, generalmente las imágenes y palabras que se ocultan están relacionadas con sexo, o incluso son la palabra sexo, directamente.



Entonces, toda publicidad sexual es subliminal. Falso

Subliminal viene de sub-bajo, limen-umbral; es decir, por definición, la publicidad subliminal está hecha para no ser percibida concientemente, sino debajo del umbral, o sea, inconscientemente; así, este anuncio de Puma es muy sexual, pero no es subliminal, pues su mensaje sexual es abierto, consciente.

Anuncio muy sexual, pero no subliminal de Puma. 

No se debe confundir la publicidad subliminal con la publicidad asociativa, que intenta relacionar abiertamente una marca o producto con situaciones deseables y placenteras, como los anuncios de cerveza, que muestran a los bebedores como personas simpáticas, divertidas y con mujeres.

Otro anuncio muy sugestivo, pero no subliminal de Bud. 


¿Si abiertamente se permite el sexo en la publicidad, para que usar mensajes subliminales?

¿Una sugerencia homosexual? 

Porque la mente consciente puede analizar el mensaje, y rechazarlo, con lo que el mensaje fallaría. Por ejemplo, si lees un anuncio que dice: "Toma Rica-Cola, y tendrás mucho sexo", sabrás que es falso, y no comprarás Rica-Cola, incluso tal vez te repugne por mentirosa.
En cambio, si hay un mensaje oculto, que sólo el subconsciente puede captar, diciendo  "Toma Rica-Cola, y tendrás mucho sexo", sucederá que no lo rechazarás, pues el subconsciente no es crítico; sólo recibe los mensajes, pero no los analiza. La siguiente vez que veas una Rica-Cola, posiblemente en algún vago lugar de tu mente, tengas algunas sensaciones sexuales, las suficientes para que te parezca atractivo comprar una Rica-Cola.


Un anuncio en la línea entre lo subliminal.


Ahora que sabemos qué es y qué no es la publicidad subliminal, vemos que ésta es como pescar con dinamita: los publicistas envian mensajes que la gente no es capaz de analizar ni de rechazar; la manipulación en el máximo orwelliano.

Una transmión de TV perfectamente inocente,
¿Pero puedes leer lo que dice en el anuncio pequeño,
debajo de las donas? 

Actualmente la mayoría de los mad men niegan que se use o siquiera que exista la publicidad subliminal; pero todo hace indicar que en todos los medios de comunicación, como cine, televisión, prensa, radio o internet, se usa publicidad subliminal. No digo que todos los anuncios contengan mensajes subliminales, pero sí muchos, especialmente los de las marcas más destacadas. Así que si al rato vas a una tienda, y te entran, inexplicablemente, unas ganas tremendas de conprar una Coca-cola, tal vez no sea por su burbujeante sabor; tal vez alguien en Atlanta está jalando, científicamente, los hilos de tu subconsciente.





Publicar un comentario