viernes, 27 de septiembre de 2013

Godzilla ataca de nuevo.

En 1954, se estrenó en Japón la legendaria película Godzilla, donde el monstruo llamado Gojira ataca Tokio, e inaugura lo que sería su costumbre hasta la fecha: emerger de las profundidades del mar y destruir medio Japón; luchando contra otros monstruos gigantes, y destruyendo más ciudades niponas en el camino. El nombre con el que se le conoció en medios de comunicación occidentales: Godzilla, el rey de los monstruos.


Godzilla, el rey de los monstruos. 



Los japoneses, que al parecer tienen una palabra para todo, clasifican a Godzilla como un Kaiju es decir, un monstruo gigante. Y vaya que lo es, Godzilla es una especie de dinosaurio titánico; su origen varía de película a película, pero el acuerdo general es que Godzilla surgió por la exposición a las explosiones atómicas.


El nombre Godzilla es una romanización de su nombre japonés: Gojira, que a su vez viene de la mezcla de Gorira (gorila) y de Kujira (ola), pues la primera concepción del Godzilla es que era una especie de "gorila que surgía de las olas".


La compañía que lo realizó en 1954, Toho Films, desde entonces ha realizado 28 películas de Godzilla de diversa calidad, en blanco y negro o a colores, hechas en Japón, siendo una de las sagas más antiguas, sólidas y queridas del mundo, seguidas por millones de fanáticos.

Cartel de la primera película de Godzilla, 1954. 

Godzilla ha protagonizado series de televisión, caricaturas, memorabilia, muñecos de acción, videojuegos, clubs de fans, y hasta su propia wikipedia: Wikizilla, con toda la información sobre Godzilla.

Videojuego de Godzilla: Godzilla futbol team

Videojuego de Godzilla para Nintendo: Super Godzilla. 


Las películas de Godzilla tienen diversas facturas; las hay muy buenas y otras son francamente medianas, por decir lo mejor; incluso Godzilla es cambiante de película a película; su diseño y color han sido distintos a lo largo de los años; hemos visto Godzillas cafés, verdes, negros y grises. Sus atributos, como el poder de lanzar llamas por la boca o rayos láser por los ojos es variante según el apetito del escritor. El tamaño mismo del monstruo cambia no sólo de película a película, sino hasta de escena en escena; dando por resultado una producción netamente de serie B: con efectos especiales francamente pobres y que apelan desesperadamente a la imaginación del espectador.



Paradójicamente, sin embargo, es en esa desbordada imaginación y absurdo propio de la serie B que radica su mayor encanto: ¿A dónde más podríamos ver a un monstruo gigante destruyendo casi cada 3 años Tokio, y rifándose el escamoso pellejo contra otros monstruos gigantes? Godzilla, más que en el fondo del mar, vive en el permiso que los fans dan a los escritores de hacer realidad los argumentos más inverosímiles; y en el no-se-qué de los efectos especiales serie-B. Y eso quedó demostrado cuando Hollywood quizo hacer Godzilla a la manera  americana...


A fines del siglo pasado, la hollywoodense TriStar Pictures compró los derechos de Godzilla, y en 1998 cometió un filme infame que no dejó contentos a los que por primera vez veían al gigantesco monstruo, y furiosos a los que le conocíamos desde sus primeras películas. TriStar intentó recrear un Godzilla más real; respaldado en bases científicas; así que en vez de un dinosaurio pedregoso, presentaron una iguana gigante.

Zilla, de 1998. La película americana de Godzilla.

Y pusieron a su monstruo en Nueva York, donde la escala de los rascacielos empequeñeció a Godzilla, aconstumbrado a aplastar edificios con los pies. Al final, como película resultó malísima, poco original, con descaradas copias de escenas de Jurassic Park o de Alien; e incluso científicamente -su principal premisa- es absurda.  A los críticos tampoco les gustó: Godzilla 1998 acaparó los premios Raspberry de ese año. De hecho, luego de que el estudio Toho recuperara los derechos en 2002, se niega a conceder a este engendro cinematográfico el nombre de Godzilla, y oficialmente, le nombran Zilla; es decir, el Godzilla gringo de 1998 no es una película canónica de la saga de Godzilla y para los conocedores debe ser nombrado simplemente Zilla.



Desde la fracasada película de TriStars se han estrenado nada más y nada menos que 6 películas más -japonesas eso sí- de Godzilla; claro que sin la gran exposición en medios de comunicación occidentales que tuvo la fallida Zilla de 1998.

La más reciente -hasta el 2013- cinta de Godzilla: Godzilla Final Wars. 

En alguna de las películas, se explica el origen de Godzilla en éste que sería su antecesor, el Godzilliasaurus

Sin embargo, ya hay una nueva versión norteamericana autorizada por Toho en proceso, y planeada para ser estrenada en 2014, que está filmando el estudio Legenday producciones.



En lo que sale esa nueva versión gringa de Godzilla, si eres de los que disfrutan un buen clásico del cine serie-B, y no te importa bajarlo de internet, en este estupendo sitio, llamado Plan 9 from outer space están los links para bajar la primer Godzilla, de 1954.


En lo personal, las ví de niño, y me confieso gran fanático de Godzilla; recuerdo disfrutar sus peleas contra otros monstruos gigantes, y para mí, el más gigantesco cross-over posible en materia monstruística: la pelea de King-Kong contra Godzilla. ¡Épica!


¡¡A disfrutar de una excelente cinta que es sábado!!
Publicar un comentario