lunes, 16 de septiembre de 2013

Acumuladores. Enterrados Vivos.

Ahora los medios de comunicación se ponen bata y estetoscopio. ¿Qué hace que una persona tenga tantas cosas en su casa que llegue al extremo de no poder vivir en ella? ¿O que tenga 80 gatos en su departamento? Estas son las preguntas que se hacen los programas Acumuladores de Discovery, Animal Hoarding de Animal Planet, y Acumuladores de Animales, de Nat Geo. Un acumulador es una persona que acapara objetos o animales en forma excesiva, y de manera tal que esta obsesión entorpece o destruye sus otras áreas de vida, como el trabajo o las relaciones interpersonales. El nombre oficial de este síndrome es Síndrome de Acumulación Compulsiva, o Síndrome de Acaparación Compulsiva. 



El documental Acumuladores (Hoarding: Buried Alive) de Discovery, muestra los casos de personas que tienen la compulsión de acaparar objetos. Frecuentemente, se llega al extremo de no poder caminar por las habitaciones de la casa, ni usar los muebles de la misma, pues se hallan sepultados en objetos. Dependiendo del tipo de acumulador, estos objetos pueden ser cosas nuevas, sin usar, aun en sus envoltorios originales y sus etiquetas, simplemente comprados y acumulados de manera compulsiva; en otros casos, es simple y llanamente basura y objetos viejos, ya sin uso posible. En otros casos, se acumulan objetos que se fantasea con usar en un futuro que jamás llegará, como una tienda de campaña, cuando tu eres inválido, o jamás has ido al campo, etc. No es infrecuente que la casa llegue a quedar inservible por el moho y la humedad. El acumulador corta vículos pues no puede recibir ni hacer visitas.




Acumuladores de Animales  y Animal Hoarding de Nat Geo y Animal Planet también abordan el síndrome de acaparación, pero de animales. Personas que tienen 10 perros grandes en un departamento, 50 cerdos como mascotas, o 40 gatos en una casa. Típicamente, se consideran a sí mismos rescatadores de animales que recogen de la calle. Pero el número de animales que rescatan llega a ser tan grande, que rebasa su capacidad para cuidarlos adecuadamnete. En este síndrome, el acumulador no es el único afectado; los animales que acumula sufren de estrés por la falta de espacio, mala alimentación, enfermedades de hacinamiento; heridas al competir por la atención, el alimento y el territorio; deficiente o nula atención médica, y falta de cariño, aunque siempre el acumulador cree que sus animales están perfectamente cuidados. En realidad es claro que se trata de maltrato animal.



Todas las compulsiones, como el alcoholismo o la drogadicción llevan a perder no sólo la salud, sino el trabajo, las amistades, y la familia. La acumulación no es la excepción, y los documentales muestran la soledad y la miseria en la que a menudo quedan quienes se ven afectados por la acaparación compulsiva.



En  Acumuladores de Discovery, un psicólogo especialista en el síndrome de acaparación visita al acumulador, y casi siempre logra convencerlo de dar el gran paso de deshacerse de sus cosas (casi siempre basura) y rehabilitar la casa y su vida. Final feliz.



En el caso de  Animal Hoarding el final no es tan feliz, pues los acumuladores de animales tienen un vínculo más grande aún con sus animales. Generalmente los programas terminan con la intervención legal de la autoridad y los de rescate animal llevándose  a los animales. Raro es que al acumulador de animales se dé cuenta de que maltrata a los animales.



¿Porqué lo hacen? Bueno, Tener una gatita es maravilloso. Tomarte una copa es bueno. Tener una mujer es extraordinario. Entonces parece claro que tener dos es el doble de bueno. Y compran una segunda gata, se toman la segunda copa, y buscan una mujer adicional. Pero tres debe ser el triple de bueno. Y consiguen la tercera gata, la tercera copa, la tercer mujer...etc.Y así hasta que tienen 5 ó 10. Sólo que en algún momento entre el 2 y el 10 se rebasa tu capacidad para controlarlas todas. Y queda claro que, ni 10 copas ni diez gatos ni 10 mujeres son mejores que una (por lo menos al mismo tiempo). En todos los casos terminas hasta las manitas, con altísimas facturas por pagar, y los gatos se te mueren, las copas las vomitas y las mujeres se te van.



Publicar un comentario