lunes, 26 de agosto de 2013

¿Es malo estar descontento?

El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o una nación
Oscar Wilde



Si esto era cierto el siglo antepasado, cuando lo dijo el gran Oscar Wilde, ahora sigue siendo ciertísimo. En todos los países los gobiernos toman decisiones que son por decir lo menos, impopulares; en México el gobierno intenta vender el último gran patrimonio nacional, la petrolera Pemex; en España la autoridad despoja de su hogar a los que no pueden pagar; en Brasil se decide dilapidar millones en embellecer los estadios mientras la gente necesita cosas básicas; en EEUU se espía a todos los ciudadanos, y se castiga a quien tiene el valor de denunciarlo; etc. 



El gobierno de EEUU persigue a Snowden por denunciar el espionaje que realiza contra sus propios ciudadanos.





Y con cada acción injusta y/o impopular surge el descontento; en tiempos pasados, el gobierno controlaba todos los medios de comunicación, y cada ciudadano descontento llegaba a pensar que sólo él estaba descontento; pues las noticias aseguraban que el país estaba mejor que nunca. Ahora, con las redes sociales e internet es posible pulsar el verdadero ánimo de los otros. Y es posible, principalmente, ver que nuestra indignación es compartida por los demás, y actuar en consecuencia.






Protesta contra el genocidio de Israel sobre Palestina 


En cada país la indignación se ha manifestado de manera diversa; en algunos, se limita a marchas y plantones; en otros, se da paso a la violencia e incluso a revoluciones. Pero esto no es fundamentalmente malo; el descontento, la indignación ha logrado detener muchas leyes injustas, e incluso ha derrumbado muchos gobiernos injustos.

Protesta en Francia 

Contrariamente a los que dicen los programas de entretenimiento mañanero o los libros de superación personal, no es malo, de vez en cuando, estar descontento.

Publicar un comentario