lunes, 22 de julio de 2013

Chiste para diseñadores

La siguiente historia la encontré en una hoja que venía dentro de una botella; la transcribo tal cual la hallé:
Un mal día muere un Diseñador y se va a las puertas del Cielo; todos sabemos que por su honestidad, siempre van al Cielo.



San Pedro busca en su archivo, pero como tenía mucho papeleo por la invasión israelí a Gaza, no encuentra al Diseñador en la lista:
-Lo lamento, no estás en la lista. Y ahora circula, que viene un cargamento de palestinos.
De modo que el Diseñador, contrariado, se va a la puerta del Infierno. Rápidamente le dan albergue y alojamiento. Poco tiempo después el Diseñador está aburridísimo de padecer las miserias del Infierno, así que se pone a diseñar y proponer mejoras.

Con el paso del tiempo, el diseñador hizo la señalización del infierno y ya nadie se perdía para llegar a su sesión de torturas; diseñó el boletín interno donde se informaba constantemente de los nuevos pecados, como fraude cibernético o compras por internet; creó el logotipo y la imagen corporativa del infierno, por lo que ya no los confundían con los comunistas o con los del Manchester United; diseñó manuales claros y entendibles, por lo que al fin los diablos entendieron cómo usar los hornos de microondas y pudieron dejar de usar los contaminantes hornos de carbón; hizo la página web infernal, y el mundo pudo conocer las nuevas sucursales en Jerusalén, Tel Aviv y Dallas. Diseñó credenciales e identificaciones seguras, y ya no se siguieron colando Rockefeller, Reagan, Voldemort ni Carnegie al jacuzzi sin pagar. 

El Diseñador se convirtió en la adquisición más rentable en miles de años para el Infierno desde que pusieron a Herodes a cargo de la guardería.
Con el internet y el mundo globalizado, no se necesita tener omnisciencia para enterarse de las noticias, pero Dios, además, es omnisciente, así que se enteró de todos los avances en el infierno, y lleno de ira (santa, claro) tomó el teléfono y llamó al Corporativo infernal. Contestó la operadora y Dios pidió con el Diablo.
La operadora lo hizo esperar unos meses (que a fin de cuentas, para Dios fueron escasos segundos) mientras escuchaba música de regetón. Al fin contestó el Diablo.
-¿Bueno?
-¿Diablo? ¿Qué tal?¿Cómo están por allá en el Infierno?
-¡Barbas! ¡Qué milagro!?¡Estamos a toda madre!, contestó el Diablo. Acabamos de estrenar la señalización del infierno, tenemos un boletín interno, nuevo logo e imagen corporativa, manuales claros y entendibles, página web rápida y eficiente, y credenciales e identificaciones seguras... ¡ah! por cierto, Juan Pablo segundo ya no puede entrar al jacuzzi. Es más, apunta mi dirección de email : luzbel@infierno.com, por si algo se te ofrece.

Dios preguntó entonces:
-¿Qué acaso tienen un Diseñador allí?
El diablo contestó:
-¡Sí¡
A lo que Dios respondió:
-¡Esto es un enorme y garrafal error!, Nunca debió haber llegado ahí un Diseñador. Los Diseñadores siempre van al Cielo, eso está escrito y resuelto para todos los casos. ¡Regrésamelo de inmediato!
-¡Ni loco! Me está haciendo el organigrama del Infierno para la entrada. Además, le estoy pagando únicamente con taparroscas y dejándolo usar el internet en la oficina. jeje ya estaba acostumbrado.

Dios dice:
-¡Mándamelo inmediatamente o te demando!
El Diablo, entonces ya no puede contener la risa. Se rió unos 3 meses. (Que para Dios fueron 3 siglos) Cuando al fin logra controlarse un poco, contesta:
-¿Y de dónde vas a sacar al abogado? Todos están aquí.


Moraleja:
¡Hay que entender a los Diseñadores, cuidarlos, alimentarlos y proteger sus entornos naturales!

  1. Un Diseñador no es que sea prepotente, es que está rodeado de inútiles.
  2. Un Diseñador no tiene el ego muy Grande, es que el cuarto es muy chiquito
  3. No es que quieran tener la razón siempre, es que los demás siempre se equivocan.
  4. Un Diseñador no es que carezca de sentimientos, es que los demás son unas nenas lloronas
  5. Un Diseñador no tiene vida desorganizada, es solo que tiene un ritmo de vida particular.
  6. Un Diseñador no ve el mundo, lo cambia.
  7. Un Diseñador no es que sea un crecido, es que los simples mortales no lo comprenden.
  8. Un Diseñador no es un ser arrogante, simplemente, se sabe por encima de la gente común.
  9. Un Diseñador no es un enredador, es que los usuarios se enredan porque no entienden nada.
  10. Un Diseñador no es un crítico, es que los errores de la gente son muy evidentes.
  11. Un Diseñador no es un inútil para hacer tareas cotidianas, es que para qué gastan sus valiosas energías en bobadas.
  12. No es que el trabajo los absorba es que… ¿De qué estaba hablando?
  13. Un Diseñador no comete errores, solo prueba si los demás estaban prestando atención!!
  14. No es que se crean la gran cosa, ¡ES QUE LO SON!



Espero el diseñador que mandó el mensaje en la botella, y todos los diseñadores, encuentren su justo lugar...aunque, -parafraseando a Borges- ese lugar sea el infierno.
Publicar un comentario