martes, 20 de noviembre de 2012

Hannah Montana al fin dió su mal paso

Hanna Montana, el gran programa estrella de Disney, es protagonizado por la gran adolescente estrella de Disney Miley Cyrus. Miley comenzó a hacer Hanna Montana cuando tenía 12 años, y consiguió hacer de su show el de más audiencia de todos los tiempos para un programa de Disney. Desde el primer capítulo.
Miley Cyrus a los 12 años.



 Miley Cyrus como Hanna Montana 

Al final de la exitosísima tercera temporada, Miley Cyrus quería dejar el programa para dedicarse a otras cosas, pero Disney quería más, e hizo válida una cláusula de opción a una cuarta temporada, y así se realizó una temporada adicional, que tuvo también elevadísimos raitings.

Portada de los CDs de la última temporada de Hanna Montana (Miley Cyrus). 

Mientras hacía Hanna Montana, Miley Cyrus también filmó películas; grabó discos que alcanzaron el número uno en el Billboard 200 de EEUU, vendiendo más de un millón de copias; protagonizó seis distintos videojuegos; y realizó conciertos, que resultaron tan espectacularmente exitosos, que un funcionario de Ticketmaster, comentó: "La gente que ha estado en este negocio por mucho tiempo ve lo que está pasando, y dicen que no había habido una histeria de este nivel o intensidad desde Los Beatles o Elvis".

 Hanna Montana -Miley Cyrus- en un concierto. 
Las entradas  para un concierto de Miley Cyrus se agotaban en cuestión de minutos, a pesar de su precio de $214 dólares en promedio, mucho más caro que el de ningún otro artista nuevo o veterano. Nada mal para alguien que no había cumplido aún 15 años.

Otro componente del negocio Hanna Montana-Miley Cyrus: los promocionales y artículos. 
Pero también antes de los quince años Hanna Montana -Miley Cyrus- decidió llevar un anillo de pureza. Correcto. Sólo que... ¿Qué demonios es un anillo de pureza?
El anillo de pureza o anillo de castidad es un negocio original de las iglesias cristianas estadounidenses, particularmente la Iglesia Bautista, y consiste en un anillo que las iglesias venden a los padres de familia. Éstos convencen sus hijos adolescentes para que se lo pongan. Al ponérselo, los adolescentes prometen a sus padres y a Dios conservarse vírgenes hasta el matrimonio. El anillo de castidad es el equivalente psicológico al cinturón de castidad.


Anillo de Castidad o anillo de pureza.

Debido a la espectacular fama de Hanna Montana, era inevitable que el tema del anillo de castidad influyera en muchas mentes adolescentes, y surgió la moda de llevar uno. Además muchas otras estrellas Disney lo llevaban, como los Jonas Brothers, Justin Bieber, o Selena Gómez.

Selena Gómez mostrando su anillo de castidad.

Y así, conservarse puros hasta el matrimonio, refrenar sus instintos, se convirtió en una moda entre muchos adolescentes.
Incluso floreció el jugoso negocio para las iglesias y congregaciones de vender los anillos de castidad. Los anillos pueden ser de cualquier material, pero se prefieren los metales puros como el oro o la plata, pudiendo incluír incluso diamantes. Y muchas iglesias organizan festivales con grupos musicales para atraer jóvenes, y al final, en enajenante ceremonia, invitan a los adolescentes a ponerse los anillos de castidad.

Ceremonia religiosa multitudinaria para jóvenes. Al final, se les invita a ponerse el anillo de castidad.

El tema del anillo de pureza de Miley Cyrus causó controversia; sin embargo, en entrevistas, Miley defiende su decisión, e invita a los jóvenes a permancer célibes hasta que se casen. Y es que finalmente, las personas son libres de tener o no tener sexo cuando quieran, y de profesar o no profesar las convicciones religiosas que quieran, ¿no?

 Hanna Montana-Miley Cyrus- mostrando su anillo de castidad. 

¿Entonces, cuál es el problema de invitar a los jóvenes a abstenerse de sexo?
En realidad, hay varios:
  • Hablamos de necesidades básicas, elementales. El cuerpo y la mente exigen su cumplimiento para vivir sana y felizmente. Si no comes, o no duermes, o no tienes sexo, comienzas a tener desequilibrios físicos y mentales. 
  • El anillo de castidad se coloca frecuentemente a los 12 años, cuando los adolescentes son demasiado jóvenes para decidir por sí mismos, y en medio de una gran presión psicológica y familiar.
  • Prohibir, en vez de educar, históricamente, nunca funciona.
  • Y cuando un ministro o alguna persona famosa, por motivos religiosos, te invita a privarte de tus necesidades físicas, como comer, dormir, descansar, o tener sexo, generalmente esa misma persona no se priva de ello.
La privación del sueño, una de necesidades básicas, puede desquilibrarnos, o hasta volvernos locos.
Dejar de comer; otra necesidad básica, también es muy perjudicial.
Es fácil decirles a los otros que se abstengan, que se sacrifiquen; pero cuando le toca a uno... es distinto.
El papa Juan Pablo II fue un encarnizado enemigo de la eutanasia, que es la práctica médica donde para no causar más dolor innecesario a un paciente desahuciado, se le deja morir, o incluso se le ayuda a morir. Por ejemplo, a un enfermo de cáncer incurable en las últimas etapas, en lugar de mantenerlo vivo artificialmente mediante tubos y dolorosos tratamientos, simplemente se le deja morir para que ya no sufra más.

Eutanasia: la necesidad, el derecho a morir dignamente y sin dolor.
Pero la influencia de Juan Pablo II logró que en muchos países la eutanasia esté prohibida; por lo que los médicos tienen la obligación de hacer todo lo que puedan para mantener a un paciente vivo, aunque éste pida que lo dejen morir, debido a lo torturante, irreversible y degradante de su enfermedad.

Juan Pablo II, el papa anti-eutanasia.

El tiempo del reinado de Juan Pablo II pasó; éste envejeció y enfermó; y la noche del 2 de abril de 2005, el pontífice se encontraba en una larga y dolorosa agonía que había durado ya varios días; con los doctores interviniendo y manteniéndolo vivo.
Iban a iniciar por enésima vez el tortuoso proceso de resucitación para retener a Juan Pablo II en la vida, cuando éste reunió sus últimas fuerzas para suplicarles a los médicos: Pozwólcie mi iść do domu Ojca Déjenme ya ir a la casa de mi Padre.  Es que el dolor era ya infinito. Los doctores entonces suspendieron la resucitación y lo dejaron descansar al fin. Le aplicaron la eutanasia por petición del paciente. Y es que cuando fue en carne propia, el Papa ya no opinó lo mismo sobre la eutanasia.

El papa Juan Pablo II, descansando al fin, luego de la eutanasia que solicitó para sí.
En esto de pedir abstinencia... a los demás, no mencionaremos ya a los Sacerdotes católicos pederastras, o a los pastores Bautistas.. pederastras también.
El pastor Jimmy Swaggart, predicando contra la fornicación. Luego se descubrió que tenía sexo con prostitutas.
Así que volvamos con Hanna Montana. En las entrevistas, Miley Cyrus no se cansaba de recomendar a todos los adolescentes que reprimieran sus impulsos... hasta que cumplió 16 años. Y comenzó a tener ella misma esos impulsos.
Comenzó a mostrarlos con fotos muy de moda entre adolescentes, donde Miley Cyrus se fotografió a sí misma con poca ropa.

 Miley Cyrus. Autorretrato en bikini.
Luego, finalizando su contrato con Disney en 2010,  Miley Cyrus comenzó a grabar videos y a hacer giras en las que su imagen ya era mucho más sexualizada.

 Miley Cyrus en un concierto en 2010. 
Miley Cyrus ha aparecido últimamente en programas con una imagen y actitudes muy provocativas y sexuales, como en el Show de Ellen DeGeneres, donde disfruta de un baile erótico, o en un capítulo de Two and a half men, donde aparece en atuendos bastante provocativos, e incluso teniendo atrevidos diálogos con doble sentido sexual.

 Miley Cyrus con unos strippers en el Show de Ellen DeGeneres
 Miley Cyrus en Two and a half men  poniéndose cómoda .   
Miley Cyrus en Two and a half men.
Con esas apariciones y nuevas declaraciones, Miley Cyrus nos ha dejado saber que ahora piensa distinto a cuando tenía 12 años o 15: siempre sí es una estupidez privarse del sexo. Y es la misma conclusión a la que llegaron sus jóvenes colegas estrellas de Disney.
Porque no es lo mismo cuando la privación que tanto aconsejas para los otros... es para tí.

 Miley Cyrus en una fiesta ante un pastel.. de pene. 
Así es: Miley Cirus, Selena Gómez, Justin Bieber... todos los castos adolescentes puritanos, han tirado ya a la coladera sus anillos de pureza. O por lo menos los pusieron en el tocador mientras se desnudaban con sus novios. El hecho, es que ninguno de ellos lo llevan ya. (y ninguno se ha casado aún, por supuesto)

Selena Gómez en Bikini. Pero ya sin anillo.
Y de ninguna manera nos escandalizamos porque estos jóvenes ejerzan su sexualidad, que es lo más natural. Criticamos a quienes usan la religión para reprimir y controlar.  Y criticamos aún más a quienes prohiben... y son los primeros en violar la prohibición.
Es mala la esclavitud de cuerpo y de la mente, y peor si se ejerce sobre las mentes y los cuerpos de los jóvenes.
Por eso, anillo de castidad o no, que bien que Hanna Montana haya dado su mal paso.








Publicar un comentario