lunes, 29 de octubre de 2012

Calaveritas ☠

En la rica cultura mexicana encontramos una costumbre singular; la de hacer fiesta e incluso una cena para los muertos, festividad conocida como día de muertos.

El día de muertos en México.



Esta celebración tiene un origen prehispánico. Los religiosos conquistadores trataron de sincretizarla fijándole una fecha,el 1 y el 2 de noviembre, días en los que se recuerda a los muertos en el calendario católico.


El resultado es una festividad eminentemente prehispánica con algunos toques católicos, con una particular mezcla de fiesta, alegría e incluso solemnidad, siendo, de hecho, una de las principales fiestas mexicanas, declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En todas partes del país el día de muertos se celebra, de maneras diferentes.

La fiesta de los muertos en México es tan amplia y rica, que su reseña ocuparía muchos, muchos bytes; así que sólo comentaremos uno de los más singulares aspectos de ella: las calaveritas.

Salvo que para ello, hay que decir que en México, en la fiesta de muertos, hay tres acepciones para calaveritas:

Calaverita: Calavera de dulce, especialmente azúcar, chocolate o amaranto. A manera de broma, se les coloca en la frente el nombre de un conocido, y se le regalan a éste.

La gente se acerca a un puesto como éste, y compra calaveritas de dulce con los nombres de sus amigos y familiares, para regalárselas.

Lo particular es que esto nunca se toma como una agresión, sino como broma, y las calaveritas se reciben con alegría, como un obsequio, como si te regalaran una caja de bombones.

Otro puesto, con calaveritas de dulce, de chocolate y de amaranto. Las calaveritas no sólo se regalan, también se compran como golosina, para comérselas uno mismo.

Calaverita: Originalmente, en México había la costumbre de que los niños realizaran un recorrido de casa en casa con una calavera en la mano, y pidieran cooperación para alimentarla, entonando esta canción:

La Calavera tiene hambre 
no hay un huesito por ahí
no se lo coman todo
déjenos las mitad.

La calavera quiere cenar
Cinco de dulce,
Cinco de sal.
Si no nos dan, la pagarán.

Niños listos para salir a "pedir calaverita"

En la gringa fiesta de Halloween, los niños se disfrazan y salen a la calle a pedir dulces. Por la aculturización inevitable, ahora en México los niños también se disfrazan y van de casa en casa pidiendo "para su calaverita", que acá no son únicamente dulces, sino puede ser dinero, algunas monedas. Incluso en algunos establecimientos se suele poner una de estas calaveras y un letrero donde se pide a manera de propina "Dar para la calaverita".

Dulceros de plástico para pedir calaverita.

Calaverita: Aunque ya existían, en el siglo XIX se pusieron de moda los epitafios poéticos, inscripciones que se ponían sobre las lápidas, expresando pena o reflexión sobre la muerte.
Éste es un ejemplo de epitafio serio, del siglo XIX:

En este lugar sagrado,
donde todo es sombra inerte,
aquí reside la muerte,
envuelta en triste sudario,
aquí termina el calvario,
de la humana criatura,
un soplo la vida dura,
y al acabar de existir
todo viene a sucumbir,
a una triste sepultura.


Bello epitafio en la tumba de Evita Perón.

Epitafio poético para Dolores Rondón. Cementerio de la ciudad de Camagüey.

 ¿Y qué son las Calaveritas? Las calaveritas son versos humorísiticos que parodian a los epitafios poéticos, y también nacieron en el siglo  XIX. A semejanza de las calaveritas de dulce, también estas están "dedicadas" a personas vivas, a manera de broma; claro, una broma de un humor muy negro, pues se trata de escribir tu epitafio, y además de una manera un tanto burlona.


Éstos ejemplos del siglo XIX están dedicados a los que ejercen ciertos oficios:


Al barbero de barrio

Muchos prodigios hiciste
con el pelo y con la barba
por eso no se te escarba
la losa en que sucumbiste.
Algunas cortadas diste
a la gente pasajera.
Mas ahora por tu tontera
yaces dentro de una mortaja,
con tijeras y navaja
para tuzar calaveras.


Artesanía en cartón del día de muertos.

Al gendarme

Gendarme de profesión
murió con recuerdos malos,
resultado de los palos
que dio con su ocupación;
se fue con resignación
en busca de unos trompetos,
y aquellos malos sujetos
me lo apalearon un día
y fue a la difuntería
a cuidar los esqueletos.


Grabado de José Guadalupe Posada.


LOS FILÓSOFOS

Filósofo sesohueco,
no te pongas a pensar
porque del tremendo esfuerzo
te nos puedes petatear.

Para que le quieres dar
un sentido al universo,
si universo ya no habrá
cuando seas un blanco hueso.

Para que buscas con maña
dónde es que se inicia todo,
si sabes que todo acaba
cuando te tiran al hoyo.

El origen de la vida,
amigo, no busques más,
pues sabes bien que en la tumba
encontrarás su final.




Aunque lo usual es dedicar las calaveritas a personas en particular. Muchas calaveritas están dedicadas a personajes famosos, ya sea aún vivos, muertos, o de ficción:


Al escritor García Márquez

Quiso esconderse en Macondo,
La muerte fue tras él.
Ella se puso sus moños
y lo tiró a un hoyo hondo
¿ De qué se murió Gabriel ?
De amor y otros demonios

El bienquerido Gabo, Gabriel García Márquez

A Don Quijote

Esta es de Don Quijote la primera
la sin par la gigante calavera
a confesarse al punto el que no quiera
en pecado volverse calavera.
Sin miedo y sin respeto ni a los reyes
este esqueleto cumplirá sus leyes.

Aquí está de Don Quijote
la calavera valiente,
dispuesta a armar un mitote
al que se le ponga enfrente.

Ni curas ni literatos,
ni letrados ni doctores,
escaparán los señores
de que les dé malos tratos.


Grabado de José Guadalupe Posada.


LUIS MIGUEL (Cantante)

Luismi yace en el panteón
Ha entregado los tenis
La parca no le dió tiempo
Ni de repartir sus bienes
La flaca se enamoró
Perdidamente del güero
Y su amor era sincero

Cántame una canción
con tu melodiosa voz
Ahora estamos juntitos
En el ataúd los dos
Me gustas tanto Miguel
Eres un cantante chido
Si no te casas conmigo
Al menos sé mi querido


Grabado de José Guadalupe Posada.


Las calaveritas pueden ser en tono de mero humor, y hasta encomiosas, como las anteriores; pero también pueden ser altamente críticas y corrosivas, especialmente si se tratan de políticos:

ARNOLD SCHWARZCFSTXZQYÑHNEGER

¿Será gringo o alemán
ese Arnold inclemente
que ahora quiere asesinar
a la mexicana gente?

Quiere prohibir español,
que todos hablen Inglés…
Ay tú, güerito ma...tón,
le gustas a Bush por güey.

Por fascista y por culero
te llevamos al entierro:
Para racistas, mis huevos,
y los tengo bien morenos.



BUSH

A Bush en hediondo lecho
dejó pudrirse la parca.
Ya no puede con la carga
de tanto fiambre maltrecho,
¡pues lo que el cabrón ha hecho!
Dejó más muertos regados
que un huracán desatado
o que Osama y sus despechos.
Que arda Bush eternamente
con sus bombas y pertrechos.


VICENTE FOX

Ahí va La clase de inglés:
Al zorro le dicen fox,
y en español zorra es
la puta que lo parió.

¿A quién chingados le extraña,
si de nombre es gringo Fox,
que le regale las nachas
al gringo, que es su patrón?

Dijo resolver la guerra
-en sólo quince minutos-,
que en Chiapas hay por miseria,
¿y qué resolvió este bruto?:

Ya se hizo güey con los indios,
en Chiapas ya no hayan modo,
pero si vendió a los gringos
en quince minutos todo.

Parafraseando a Dora la Exploradora: ¡Zorro, deja que te lleve, Zorro, deja que te lleve!

Hermosa y picaresca tradición, esta de las calaveritas. Así que ya sabe, si tiene seres queridos, agasájelos regalándoles un hermoso epitafio... digo, una calaverita.


Si te gustó esta entrada, tal vez te agraden también:
Calaveritas 2014 ó
Calaveritas 2013


fuentes:
http://perso.wanadoo.es/elanimadesayula/3A.htm
Foro
http://www.elportaldemexico.com/arte/literatura/calaveritas.htm

Publicar un comentario