miércoles, 9 de mayo de 2012

¿La oportunidad es calva? No sé, pero usa escote.

Tu gran oportunidad se puede encontrar justo donde estás ahora mismo.
Napoleón Hill

La oportunidad es como un hombre calvo con un único pelo en la frente. Tienes que asir ese pelo, aferrarte a la oportunidad mientras la tienes de cara, de otro modo estarías agarrando una calva resbaladiza.
Booker Washington

Después de que el líder y educador afromericano Booker Washington pronunciara esa frase, se convirtió en un lugar común: a la oportunidad la pintan calva.




Sin embargo, en el debate presidencial mexicano se demostró que no siempre es así...
(aclaración; hoy no hablaremos una sola palabra de política, sólo de comunicación)
México ha sido democrático muy pocas veces en su vida; por lo cual no está acostumbrado a eventos tales como un debate, situación común por otro lado, en países más avanzados socialmente.
Aún así, se celebró recientemente un debate entre los candidatos a la presidencia, transmitido en cadena nacional. A diferencia de los países con un sistema bipartidista, en el que los debates son entre dos candidatos, aquí se incluyó a 4 candidatos.

El debate presidencial 2012; al fondo, los cuatro candidatos; de este lado, la moderadora.
La institución encargada de organizar el debate fue el IFE, el Instituto Federal Electoral, que es también quien organiza las elecciones en México.
Logotipo del IFE... antes del debate.

Hubo una cierta expectación previa al debate; la gente quería ver la habilidad de los candidatos para improvisar. ¿Lograría alguno aprovechar y tomar una delantera decisiva sobre sus competidores? La expectativa creció aún más cuando el dueño de una de las dos grandes televisoras mexicanas decidió no transmitir el debate, y en su lugar, programar un partido de futbol. ¿Qué preferiría la gente, ver el futbol o el debate? Incluso en las redes sociales, como facebook y twitter había una encendida lucha. Los analistas tanto de política como de deportes comentaban sobre el evento.

Futbol vs debate. Al final, el debate tuvo más audiencia.
Indiferente a polémicas, el IFE continuó con la organización del debate; tomó disposiciones sobre los emplazamientos de cámara, la moderadora del programa, y el color del foro; y hasta previno un detalle sin mucha importancia: decidió sortear los lugares en que los candidatos se colocarían, así como el orden en que tomarían la palabra. Para tal fin, al comenzar la transmisión se haría un pequeño y sencillo sorteo en vivo. Cada candidato debía tomar un sobre de una urna llevada por una edecán. El sorteo duraría unos cuantos segundos.

Ejemplo 1 de edecán para evento oficial

Ejemplo 2 de edecán para evento oficial.

Finalmente, llegó el día del debate.
¡Al fin quedarían al descubierto las fortalezas y debilidades de los candidatos a dirigir el país!  Probablemente, hoy pudiera decidirse el destino de la nación por los próximos seis años.
Los candidatos tomaron su lugar en los estrados, y se procedió al mencionado sorteo para decidir el orden de participación.
Entonces... sucedió.
Entró la edecán con los sobres. Pero no se trataba de una de esas becarias que frecuentemente se ven en eventos de estado; ataviadas seriamente con saco o una blusa de sastre, muy al estilo de las aeromozas; ésta vestía un ceñido y revelador vestido de noche; que permitía ver los llamativos atributos traseros de la chica; más un profundo escote, que mostraba los delanteros, aún más impactantes.
Uno de los candidatos simplemente no pudo controlarse, y la morboseó con la mirada sin reparo alguno (el candidato cuyo slogan es la "educación") 
De hecho no se trataba tanto de una edecán como de una despampanante modelo vestida demasiado sexualmente. Algo completamente fuera de lugar, más propio para una entrega de premios porno, que para un evento de estado.
Sí, parecía una chica que podría estarse paseando en la mansión de Hugh Hefner.


Este es el video de los 18 segundos de intervención de la edecán.

Su aparición fue tan inesperada pero espectacular, que al segundo ya era Topic Trending mundial en Twitter.
De esta manera, la edecán simplemente entró a cámara, repartió los sobres y salió. Su aparición duró sólo 17 segundos, no dijo una sola palabra, y no volvió a aparecer en las restantes dos horas de transmisión.
Sin embargo, la edecán acababa de convertirse en una celebridad.

Las páginas de Facebook dedicadas a Julia Orayén aparecieron en segundos; en Twitter llegó a ser el 2° treding topic en México y 10° a nivel mundial.

Por supuesto, las situaciones políticas del debate fueron analizadas y comentadas en los medios y redes sociales; pero esta chica comenzó a recibir una atención más allá de cualquier previsión.
Logo del IFE... después del debate. Según las redes sociales.

Rápidamente ya estaban en la red más fotos de la chica modelando.  También aparecieron datos sobre su historial; información que resultó un tanto escandalosa; lo cual no hizo, claro, sino decuplicar la ya de por sí irreversible popularidad de la modelo.


Su nombre, Julia Orayen. Modelo y edecán. Ocasional participante en diversos realitys y programas de concursos de mínima relevancia, y en cualquier otro show en que una sinuosa figura y un par de opulentos pechos pudieran ser requeridos; aunque para efectos prácticos, anónima.

Julia Orayén posando para un programa de TV.

Pero lo que terminó de llamar la atención fue que Julia no sólo parecía una playmate, ¡realmente era una playmate! Había aparecido desnuda en la célebre revista Playboy en septiembre del 2008. Aunque como en el resto de su anterior trayectoria, lo había hecho de manera semi-anónima: Ni en la portada ni en el pictorial aparece su nombre; es simplemente; "la chica mexicana"; aunque Julia es argentina.

La portada del Playboy de Septiembre de 2008 donde aparece Julia Orayén. Su nombre ni siquiera aparece en la portada o en el pictorial

Sin embargo, ahora Julia Orayen es una celebridad; es requerida para entrevistas en radio y televisión; ha inspirado multitud de artículos (como éste, por ejemplo), al grado de que si ahora tecleas "Julia Orayen" en Google, te arroja ¡Más de 12 millones de resultados!
Junto con la fama de Julia Orayen, ha crecido el escándalo.


El IFE no se hizo responsable por la elección de la modelo o del vestido. Aduce que contrató a una casa productora, y ésta a su vez, se limitó simplemente a solicitarle a la modelo que para el debate trajera "un vestido de largo".



En una de las tantas entrevistas que últimamente ha dado Julia Orayen, comentó -"...vestidos de largo sólo tengo 2, uno negro y el otro blanco; como el negro era demasiado corto, pues me puse el blanco. Los productores me vieron con él, y no dijeron nada."-


En lo anterior hay una cosa muy verosímil y otra que suena bastante falsa. Es muy creíble que los productores y los del IFE la hayan visto, y le hayan dado luz verde, toda vez su incompetencia y pusilanimidad.


Lo que me parece falso -que no condenable ni execrable- es que una chica con la experiencia de vida de Julia Orayen no tuviera la conciencia del tipo de vestimenta adecuado para tal situación; es el tipo de persona que sabe exactamente qué ponerse en cada ocasión; y sabiéndolo, aún así escogió ponerse el inadecuado, pero espectacular vestido blanco. Apuesto doble contra sencillo que el guardarropa de Julia Orayen es mucho más amplio, y que en él cuenta con un vestido que hubiera sido mucho más apropiado.


Repito, en absoluto culpo a Julia Orayen; su vestimenta era responsabilidad del IFE. Sencillamente, ella vió la oportunidad, y la tomó. Calculó que apareciendo en cadena nacional en un atuendo tan infartante, posiblemente lograría algún repunte en su fama. Quizá más invitaciones a realitys. Pero ni ella ni nadie podrían haber calculado el tamaño de ese repunte: gigantesco.


Ahora es una super estrella viral; si será efímera o no, eso depende de su habilidad para mover sus cartas. De momento, le sobran las entrevistas; y no dudo que próximamente sea buscada de nuevo por Playboy para posar de nuevo en sus páginas... sólo que ahora su nombre sí aparecerá en la portada.




Publicar un comentario