jueves, 6 de octubre de 2011

Steve Jobs, el visionario.

Como sabemos, Steve Jobs, el conocido y polémico cofundador de Apple, murió prematuramente a los 56 años. Todos los que estamos relacionados con la tecnología -es decir, la gran mayoría-, en su momento fuimos tocados de alguna manera con la noticia. Y muchos hemos sentido profundamente su desaparición.

Steve Jobs.

Algunos pocos, sin embargo, probablemente queriéndose hacer pasar por el cínico o el idiota de la corte, publican alguno que otro tweet diciendo que no es para tanto.

Quizá podríamos reflexionar lo siguiente:

Ese texto lo escriben desde una computadora, que seguramente fueron a comprar un día y trajeron a casa en una caja y simplemente la sacaron y empezaron a usarla. Steve Jobs tuvo la visión de que las computadoras podían venderse ya armadas y simplemente comprarse en cualquier tienda. Antes de eso, tenías que comprar las partes en un lugar especializado, y tener equipo y conocimientos ingenieriles y armar tu computadora, si querías tener una. Era lo normal. De hecho se consideraba a las computadoras algo exclusivo de ingenieros y científicos. Pero Jobs creyó que la gente normal (no sólo los ingenieros) querrían tener una computadora. En ese momento parecía una locura. Ahora, todos tenemos una, y no podríamos arreglárnosla sin una (ni armarla nosotros, ciertamente).

Steve Jobs en la presentación del Macintosh II

Y ese texto lo crean en programas basados en ventanas, fáciles, sencillos e intuitivos de usar. Steve Jobs tuvo la visión de usar un sistema operativo basado en ventanas (el MacOS), que pudiera ser comprendido fácilmente por el usuario común. Antes de eso, el uso de la computadora exigía conocimientos de programación, como Cobol o Basic. Incluso las primeras versiones del sistema operativo que plagió esta idea, Windows, necesitaba que el usuario escribiera unas líneas de lenguaje de programación para poder iniciar Windows (C:win/run, etc). Ahora, los sistemas operativos basados en ventanas son el estándar en las computadoras, teléfonos inteligentes y demás dispositivos; y para usarlos no se necesita más que saber leer; y eso no tanto, pues el sistema es básicamente visual.

El primer sistema operativo visual e intuitivo basado en ventanas, el Mac OS. 1984

El actual sistema operativo de Mac, el MacOSX

Además para acomodarse rápidamente en el campo de texto usan un puntero y un ratón. Steve Jobs tuvo la visión de simplificar el uso de la computadora incorporando un raro periférico llamado ratón. Antes los datos debían ser ingresados únicamente vía el teclado. A mí me tocó usar computadoras prehistóricas con autocad, y tratar de dibujar escribiendo  los datos. Era infernal. Ahora el uso de la computadora, ya sea para el trabajo, las relaciones sociales o el juego sería impensable sin el ratón.


Finalmente, revisan el texto, y le ponen una fuente y una apariencia agradable. Steve Jobs tuvo la visión de que las computadoras debían tener muchas fuentes disponibles a gusto del usuario, y que incluso la apariencia misma de la computadora y el software debía poder ser personalizado y bello.

No abundaré en otras muchas aportaciones; como los puertos USB, el uso masivo de internet en toda PC, o los más recientes, como el iPod, o el iPhone, que claramente, revolucionaron no sólo la industria sino la vida misma de las personas (¿o imaginas cómo sería tu trabajo o tu vida sin una computadora?). Aclaro de nuevo, el no las inventó, pero hizo todas estas aportaciones, especialmente las computadoras, accesibles, fáciles y divertidas de usar por todos; dejaron de ser patrimonio exclusivo de ingenieros.


Resumiendo: el gran legado, la gran aportación de Jobs es su visión. Porque ciertamente no era un ingeniero consumado; su capacidad era la de imaginar qué es lo que la gente querría, y entonces, entusiasmar, inspirar a sus ingenieros a hacerlo.

"La gente realmente no sabe lo que quiere, hasta que no lo ve"
Steve Jobs 

La visión y capacidad de inspirar de Steve Jobs tal vez quedan reflejadas en esta anécdota:

Cuenta un ingeniero que trabajaba en el arranque del sistema de la nueva Macintosh; estaba muy orgulloso porque ésta iniciaba sólo en 6 minutos (el promedio era de 10 a 15).
Cuando le mostró el logro a Steve, éste, en lugar de felicitarlo, le dijo que no era suficiente; la Mac debía iniciar en 3 minutos,
-¡Pero, Steve! ¡Ya es muy rápida así! ¡Y no sé si será posible acelerarla más! En todo caso me tomará mucho tiempo hacerlo, si es que se puede. Además, son sólo 3 minutos, ¿qué puede importar?
Jobs le dijo: - La gente usará esta computadora diariamente, perdiendo esos 3 minutos cada día. Por un año, tenemos 1095 minutos. Si usan la computadora el resto de sus vidas, supongamos 20 años, tenemos 21,900 minutos. Eso son 912.5 horas, o sea 15 días. ¡Arrancar 3 minutos después le estaría quitando 15 días de vida a cada persona!
Cuando salió a la venta, la Mac arrancaba en 3 minutos.

Ese era Steve Jobs.
Publicar un comentario