martes, 6 de septiembre de 2011

Maldito Stalin

Cuando alguna persona de los medios de comunicación -generalmente periodista, historiador o comentarista, que también son personas- hace una lista de los más malditos líderes de la historia, siempre mencionan a: Hitler, a Stalin, a lo mejor a Nerón, y si el que hace la lista es un poquitín reaccionario (lo cual es la moda de los últimos años) probablemente omita a Franco o a Pinochet, y sí incluya a Napoleón o a Fidel Castro.

Napoleón. 
¿Pero, porqué los anteriores están casi siempre en el Top Ten de los peores villanos de la historia, especialmente Hitler y Stalin?
Esta lista es casi inamovible en occidente; en los países de medio oriente y oriente seguro cambia.
¿Qué es el occidente?, en términos generales, son aquellos países dominados en algún grado por Estados Unidos y/o por el Cristianismo.
Algún inglés o español quizás me diría "¡Claro que nosotros no estamos dominados por los EEUU!" Sin embargo, los primeros países que "libremente" deciden apoyar las aventuras guerreras gringas son los europeos, votando a favor en la ONU, e incluso mandando tropas a lugares como Irak o Afganistán, y cualquier caída económica gringa afecta las bolsas europeas; claro, están mejor que muchos países latinoamericanos, especialmente México, que ocupa el triste papel de patio trasero de los gringos.

Sabiendo lo anterior, la lista maldita de los más malditos gobernantes toma sentido:

Hitler.

Los dos principales cargos que se le imputan son genocidio (de judíos, gitanos y homosexuales) y (va de la mano del genocidio) racismo.
Ambos cargos son ciertos, pero sus rivales, los aliados (EEUU, Inglaterra, Francia), practicaban exactamente las mismas políticas genocidas y racistas.

Pintura de A. Hitler
Los EEUU dejaron de practicar el apartheid hasta ¡1964!. Realizaron el genocidio sistemático de todos los pueblos indígenas de EEUU hasta su casi exterminación.
Los europeos aliados practicaban políticas de limpieza étnica en sus colonias, y/o redujeron a la esclavitud a sus habitantes.
Sin embargo, la razón por la cual Hitler siempre ocupa el "lugar de honor" en la lista, es porque rompió el "código de honor del saqueador": podemos arrebatarles sus posesiones, tierras y vidas a humanos inferiores (como los indígenas, africanos y asiáticos) pero entre nosotros, los blancos superiores, sólo podemos darnos pequeños pellizcos (como arrebatarnos alguna insignificante provincia). Hitler tuvo la descortesía de querer quedarse con toda Europa; lo cual hubiera roto el equilibrio geopolítico por siempre, en perjuicio de los otros interesados; como EEUU, la URSS e Inglaterra.
El hecho de que Hitler practicara la limpieza étnica se usó simplemente como propaganda, pues ya establecimos que los propios aliados la practicaban activamente. ¿Entonces porqué no se olvidan su crímenes? Hitler atacó a una etnia tradicionalmente perseguida, los judíos, que siempre han sido prósperos comerciantes y banqueros, por lo que expoliarlos ha sido una práctica común de varios monarcas europeos a lo largo de la historia para hacerse de oro. Sólo que a diferencia de siglos anteriores, ahora los judíos también controlan Hollywood, la industria del cine, la TV y los espectáculos; por lo cual cada año nos regalan con una o dos películas dedicadas al holocausto; motivo por el cual, a diferencia de otros villanos, no se le ha olvidado.
Además, las peliculas hollywoodenses sobre el holocausto siempre olvidan decir que el nivel máximo de exterminación, virulencia y odio de Hitler no fue contra los judíos ;  fue contra los comunistas, los gitanos y los homosexuales: en la Alemania nazi, a pesar de que los socialistas tenían diputados legalmente electos, el partido comunista fue prohibido, y todos sus integrantes perseguidos, y en buena cantidad, ejecutados sumariamente.

Stalin.

Los dos principales cargos: Dictador antidemocrático; y también, cruel represor genocida.
Ambos cargos son ciertos. Pero nuevamente, las acusaciones tienen mucho de hipócrita; la democracia es una falacia en la mayoría de los países, aún en aquellos autoproclamados democráticos. Del genocidio ya hablamos; de la represión, hay que extenderse un poco.

Afiche de J. Stalin
Ningún gobierno en el mundo puede mantener su existencia sin la debida administración de violencia; es decir, sin reprimir en mayor o menor grado a quienes se oponen al Estado.
Los gobernantes que no lograron atajar los planes de sus más radicales opositores, fueron expulsados del poder o muertos: Salvador Allende, JF Kennedy, Carlos I de Inglaterra, Francisco Madero de México, Luis XVI de Francia, etc.
Cada gobierno ejerce cierta represión contra los que se oponen a su existencia. Sólo permiten la "crítica" y la "oposición" dentro de los cauces que el propio estado señale; exigen una oposición "domesticada" dentro de los partidos autorizados; y permiten una "crítica" dentro de los medios de comunicación controlados y permitidos. Aquellos que han vivido más de 20 años ya se dieron cuenta que realmente, en los medios masivos no hay libertad de expresión, ni hay diferencia entre los partidos que luchan por el poder en ningún país. (la única diferencia es qué pandilla se queda con el botín; que claro, no somos ni tú ni yo)

Policías "defendiendo" al estado en España
Por eso vemos que las manifestaciones de parte de grupos no-autorizados son duramente reprimidas en los democráticos España, Inglaterra, Estados Unidos, México, Francia, Grecia, Chile, etc
Recordemos que el país de la libertad, EEUU, es un Estado policiaco; es el país con el porcentaje más alto de población en la cárcel, y tiene cárceles prohibidas en todo el mundo, donde tortura y mantiene encerrada sin juicio a miles de personas.


Presos torturados en la cárcel ilegal de EEUU en  Guantánamo

Stalin hacía lo mismo; sólo sobrevivía. Reprimió e incluso asesinó a la oposición, pero lanzó a la modernidad a la Unión Soviética.
Si la URSS hubiera sido gobernada en 1941 (año de la invasión nazi) por cualquier presidente mexicano (con dos excepciones), probablemente la mitad o más de Rusia serían hoy territorio germano. (como le pasó a México con EEUU en 1846).
Y esa es la verdadera causa por la cual se le sataniza a Stalin en occidente: logró tomar una nación campesina, atrasada y analfabeta; y la convirtió en la gran superpotencia mundial junto con los EEUU.
Se le sataniza a Stalin porque evitó el monopolio del poder por parte de los EEUU; la cuestión de los derechos humanos y todo eso en realidad les importa un pito.
Y además, sin rubor alguno, el gobierno estadounidense ya declaró que espía y controla todas las llamadas telefónicas, e-mails, y demás comunicaciones electrónicas de sus ciudadanos; y ni en sus sueños más obcenos Stalin creyó poder hacer eso.

Cómo se trata a los presos de conciencia en los EEUU:
Sin juicio, torturados y sin derecho alguno.
Además el nivel de vida medio de todos los Soviéticos aumentó enormemente.
No digo que Stalin fuera una paloma inocente; pero probablemente ningún gobernante exitoso lo es.
Pero estos estadistas son la diferencia entre una nación invadida y subyugada y una superpotencia.
En México, los que ahora gobiernan son igual de sangrientos que Stalin, pero a diferencia de él, son codiciosos e ineptos.
A mí me hubiera gustado que gobernara un maldito Stalin en México en 1846;
me gustaría que gobernara un maldito Stalin ahora.
Publicar un comentario