lunes, 9 de mayo de 2011

10 estrategias de manipulación mediáticas 2a parte

Continuamos con 3 estrategias de manipulación más:

4. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
En México, país productor de petróleo, gas y gasolina, el gobierno ha decidido aumentar el precio de éstos; para que sea mejor aceptada la medida, en vez de subir el precio 30% de una vez, aumenta los precios 5% al mes. En otros casos, se presenta una aparentemente lejana fecha límite para cumplir con alguna medida: Migración de tv analógica a digital, Registrarse en algún sistema de control, pago de un nuevo impuesto, etc


5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

Este famoso discurso en cadena nacional del presidente norteamericano Ronald Reagan anunciando un aumento de impuestos en 1985, nos muestra varias tácticas de manipulación a la vez: ¿Escuchan el tono y la cuidadosa elección de palabras sencillas, adecuadas para cualquier público? Da la sensación de que nos está hablando -o reconviniendo- un abuelo cariñoso (  Estrategia de manipulación No 5) ; también muestra la necesidad de subir impuestos como una medida "dolorosa pero necesaria" (Estrategia de manipulación No 4); además,  se vale de el uso de las emociones, tales como el orgullo norteamericano y el patriotismo (Estr. de manip. No 6) y finalmente, el alza de impuestos fue necesaria precisamente por sus desastrosas políticas económicas anteriores (Estr. de Manip. No 2).
Una obra maestra de la manipulación de uno de los más connotados manipuladores contemporáneos.
Cartel Norteamericano
de la 1a GM, apelando
al miedo


6. Utilizar el aspecto emocional
mucho más que la reflexión


Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

Ciertamente es una técnica clásica: Ya la usaban los Romanos, infundiendo a sus ciudadanos el temor de que en cualquier momento podrían sobrevenir invasiones de bárbaros. En la edad media, con la promesa de protección en caso de ataque, se mantenía a los villanos alrededor del castillo, a cambio de su servidumbre. En las ocasiones en que estos ataques se daban, de todos modos se dejaba a su suerte a los villanos.
En toda guerra, se apela a una mezcla de patriotismo, miedo y ambición para reclutar soldados y para que ésta sea aceptada por la población.
ACTUALIZACIÓN 10/05/2011
Por si hicieran falta más pruebas del extensivo uso que los gobiernos hacen de esta estrategia de manipulación, surgió hace poco un ejemplo prístino, fruto de la reciente guerra contra el terrorismo, declarada en EEUU, Europa (especialmente Inglaterra y España). Un ejemplo patente y patético del miedo en que se mantiene a los norteamericanos: Acá


En la siguiente entrada, la parte final de las 10 estrategias de manipulación en los medios masivos de comunicación.
La primera parte, aquí.
Publicar un comentario