jueves, 21 de abril de 2011

Estética 50s + Publicidad = Mad Men

Si mezclas una historia de época, (para ser precisos, en 1960) y una agencia de publicidad de Nueva York, todo realizado con una estupenda calidad, obtienes uno de los mejores programas de los últimos tiempos: Mad Men.

Don Draper, el personaje principal de Mad Men

¿Porqué se llama Mad Men? (en español, Hombres locos) bueno, es el mote que se daba a los publicistas de aquella época, haciendo un juego de palabras con mad (loco) y Madison Avenue, la calle donde se ubicaban en Nueva York las grandes agencias de publicidad. El nombre se lo pusieron ellos mismos.

Santa Claus recomienda Lucky Strike

¿Y de qué trata? Confieso que la primera vez que la vi, y aún ahora, puedo decir que: de casi nada... y de todo. Me explico: La historia es bastante convencional. Y aquí cabe decir lo siguiente: Toda historia (la Odisea, Romeo y Julieta, El Proceso, El Crucero del amor, Los 4 Fantásticos etc)  atrapa por 2 vías principales: la trama o el estilo. Las historias con buena trama nos atrapan porque ya queremos darle vuelta a la página para saber qué va a pasar, como las historias policiacas, aunque no necesariamente su estilo narrativo es muy elevado (a lo mejor usan palabras muy convencionales o clichés para sus personajes y situaciones). Por el contrario, las historias con gran estilo, nos cautivan por su belleza, por la poesía con la que describen las situaciones (como El Quijote o Lolita). Mad men pertenece a esta última categoría; su historia es normal, pero extraordinariamente bien contada; es una suerte de extraordianario documental de cómo era la vida a fines de los 50s. El cuidado y el detalle con el que se narra la vida en la agencia de publicidad y en la vida doméstica es espectacular, incluso puede ser conmocionante: vemos cómo el 75% de la gente fumaba, (y mucho), de tal suerte que incluso en una consulta médica el doctor fuma y le ofrece al paciente un cenicero para que el también fume cómodamente.

El "estilo" Mad Men

Lo que hoy sería completamente incorrecto, como acosar sexualmente a las compañeras de trabajo, darles cariñosas nalgadas y menospreciarlas por ser mujeres, era no sólo tolerable: era perfectamente normal y hasta esperado.
Lo que Mad men nos ofrece, es una ventana, un viaje al pasado perfectamente detallado. Y tiene una cualidad que muchas historias de época pierden de vista: sus personajes están vestidos y actuan y piensan de acuerdo a esa época. En muchas películas y series vemos que los personajes viven, por ejemplo, en el Medioevo, pero toman decisiones y piensan como si vivieran en el siglo XXI, y asi, vemos estúpidas películas de caballeros templarios que no son sexistas, y que defienden la libertad de creencias.
En Mad Men vemos reflejada la mentalidad de la época: cómo se trataba a las minorías, a las mujeres, a los hombres, al trabajo y a la vida. Por estar tan bien realizada, por tener gran estilo y por tratar de publicidad, Mad Men es una de mis series favoritas.
Publicar un comentario